28 Septiembre, 2018

¿Qué B-SUV elegir?

El segmento de los SUV ha pasado de ser una moda a convertirse en toda una tendencia que devora casi cualquier cosa que se pone a su paso. Su auge ha sido tan brutal, tan de locura, que recuerda al despunte en ventas que tuvo en su momento el motor diésel. Llegó y arrasó con el mercado, se hizo líder del mercado europeo de forma aplastante. Los SUV todavía no han borrado del mapa a otro tipo de ofertas, pero si han puesto contra las cuerdas segmentos como el monovolumen, los clásicos sedanes e incluso algunos modelos compactos. Además se han expandido su influencia a varios subsegmentos y están presentes en casi todos los escalones del mercado, desde los más pequeños y urbanos, hasta modelos con carrocerías que buscan imitar a un coupé con prestaciones estratosféricas.

Sin embargo, mientras el aumento de ventas no parecen tener un final próximo, el subsegmento que más potencial y más proyección de futuro presenta es el de los denominados ‘B-SUV’. Los modelos más pequeños hasta el momento, los destinados mayoritariamente a desplazamientos urbanos, son los que más han crecido en oferta y en ocasiones, con opciones realmente interesantes. Muchos se basan en los utilitarios de cada marca, como el caso del Seat Arona, que tiene muchas cosas en común con el Seat Ibiza. O el Peugeot 2008, hermanado con el superventas Peugeot 208. Pero también hay otros modelos creados ex profeso. Los B-SUV son actualmente el segmento de moda y eso se nota en los lanzamientos que se han ido sucediendo y en el interés mostrado por fabricantes nunca vistos en estas categorías como el caso de Audi con el Q2.

Pequeños pero matones, con gamas muy amplias, mecánicas de última generación, equipamiento tecnológico de primera línea y algo que parece ser nota común entre los militantes en este nivel de mercado, unas posibilidades de personalización bastante amplias en algunos casos. Con una oferta semejante se hace complicado elegir un B-SUV, todos tienen algo que contar y muchas cualidades para atraer a un sinfín de usuarios, haciendo que la elección acabe tomándose por cuestiones menos tangibles como simpatía hacia la marca o diseño. Así que, por tanto, para que tengas las cosas más fáciles, hemos realizado una pequeña comparativa de seis modelos del segmento B-SUV. Seis de los modelos más vendidos e interesantes del mercado, siempre según datos de preferencias obtenidos por nuestro sistema.

c3 aircross gris

Citroën C3 Aircross

El Citroën C3 Aircross es, posiblemente, el modelo que mayor personalidad desprende de toda la categoría o casi, con permiso de los Nissan Juke o Jeep Renegade. La marca francesa siempre ha destacado por diseños poco convencionales que levantan tantas pasiones como rechazos. No hay medias tintas con los Citroën y el C3 Aircross es un claro ejemplo. Representa una opción para todos aquellos que gustan de ser diferentes, de destacar por algún motivo pues a su particular diseño, debemos sumar una amplia gama de accesorios para personalizar y un buen equipamiento.

Su desenfado exterior también se puede encontrar en su habitáculo. La marca ha buscado máxima simplicidad sin menospreciar diseño y funcionalidad. Se prescinde de la típica botonera y se centran muchas funciones en la pantalla que ocupa el centro del salpicadero. También cuenta con opciones de personalización, que permiten elegir diversas carcasas para las salidas de aireación o los marcos de la palanca del cambio, además de tapicerías y por supuesto, equipamiento extra aunque de serie está muy bien dotado.

Respecto a los motores, no cuenta con una gama que ofrezca potencias muy elevadas, pues el tope de gama se coloca en los 130 CV del 1.2 PureTech turbo de gasolina. Pero todas ellas son más que suficientes para mover el coche con muchísima soltura tanto en gasolina como en diésel. Todos son motores de última generación, con consumos muy bajos y emisiones igual de contenidas. Cuenta con dos motores de gasolina, ambos sobre la base del 1.2 PureTech. Uno atmosférico de 82 CV, y dos versiones con turbo, el ya mencionado de 130 CV y otro con 110 CV. En diésel hay dos opciones de potencia sobre la misma base mecánica, el 1.6 BlueHDi: 100 y 120 CV.

jeep renegade negro

Jeep Renegade

El Renegade es el primer modelo de pequeño tamaño y enfoque urbano que ha fabricado la marca americana. A simple vista, su personalidad es arrolladora y se nota que no es un B-SUV cualquiera. Jeep ha sabido imprimir de forma excepcional su personalidad a este coche que comparte con el Fiat 500X plataforma y motores. Y esto es una de las mejores bazas de este coche, pues los motores diésel de Fiat son especialmente buenos tanto por prestaciones, como por consumos y fiabilidad. Además, el Jeep Renegade es el modelo más capaz fuera del asfalto de toda su categoría y es, junto con el C3 Aircross de Citroën, uno de los modelos más personales del mercado.

Con el Jeep Renegade serás el centro de atención allá donde vayas, sobre todo con las versiones Trailhawk, la más ‘campera’, o la Night Eagle, una versión que potencia el aura ‘macarra’ y rebelde del modelo. No es un coche para usuarios vergonzosos. Pero a cambio tendrás un automóvil de buena calidad, con un habitáculo de diseño con tintes americanos, pero buenos materiales y buenos ajustes, junto a un maletero de 350 litros. La personalidad es otro de sus puntos fuertes en este apartado y ofrece cosas como un asa situada en el salpicadero como los auténticos todoterreno que resulta muy útil porque el coche se mueve bastante bien por terreno roto. No es un todoterreno ‘de verdad’, pero puede sortear obstáculos que a priori, nadie intentaría pasar. El equipamiento no tiene tacha, incorporando todo lo imprescindible y un poco más aunque es un modelo más completo que algunos rivales al poder montar tracción total y motores de hasta 170 CV.

Aquí es donde el Jeep Renegade se desmarca. En la oferta diésel ofrece tres opciones, el 1.6 MultiJet II de 120 CV y el 2.0 MultiJet con dos niveles de potencia: 140 y 170 CV. En gasolina, el escalón de entrada es el bloque 1.6 e.TorQ con 110 CV, mientras que los más potentes se basan en el 1.4 MultiAir con 140 y 170 CV. Las versiones más potentes pueden montar cambio automático y tracción total. Opciones típicas en una marca como Jeep, que además tiene detrás una enorme comunidad de usuarios y seguidores que hacen de poseer un Jeep algo realmente especial. Es casi una cultura, una forma de vida.

Nissan Juke

Nissan Juke

El Nissan Juke fue el primer miembro de los B-SUV, el modelo que dió el pistoletazo de salida para que los rivales fueran llegando gracias al éxito de su concepto. Y ese no es otro que traspasar todo lo que se ofrece con el Nissan Qashqai, a un coche más pequeño. Sin embargo siguieron otro camino en cuanto a diseño y arriesgaron mucho cuando fue presentado. El Juke ha sido durante años el líder indiscutible de esta categoría hasta que el Renault Captur, ‘primo hermano’ del Juke, le robó el primer puesto en las ventas. Aún así, la marca japonesa lo ha mantenido en el mercado con pequeñas actualizaciones que no han modificado un ápice su imagen, que ha sido desde su lanzamiento su mayor seña de identidad.

Su habitáculo ofrece un diseño similar, con formas poco convencionales y muy personales que hacen juego con su exterior. Por un lado es una buena noticia, pues tenemos un coche que sale de la norma y no resulta aburrido, pero por otro lado, la habitabilidad se ve un poco perjudicada, sobre todo en las plazas traseras que también cuentan con unas ventanillas pequeñas que potencian la sensación de falta de espacio. No obstante, ofrece un maletero con 350 litros de capacidad, que viene a ser la media del segmento.

No es un modelo de última generación, está próximo al final de su vida comercial, pero eso es una ventaja si no te importa que esté a punto de aparecer un nuevo Nissan Juke. Durante próximos años, hasta que llegue su renovación, podrá ser objeto de ofertas y descuentos para dar salida a las unidades en stock y cabe la posibilidad de acceder a un Nissan Juke equipadisimo y con buenos motores por mucho menos de lo que cabría esperar. Además, es uno de los modelos más potentes del segmento con una opción mecánica de 218 CV que está reservada para la versión NISMO. También hay otra opción con 190 CV o un diésel de 115 CV de origen Renault. Los más potentes pueden equipar tracción total. Existió una variante casi sin sentido que equipaba el motor del superdeportivo Nissan GT-R que se vendió en edición muy limitada.

ople crossland azul

Opel Crossland X

Uno de los lanzamientos más recientes de Opel y por tanto, uno de los más tecnológicos y avanzados de la marca alemana. El Opel Crossland X es la respuesta de la firma al auge de los B-SUV que se posiciona por encima del Opel Mokka X, otro de los modelos que Opel tiene en el segmento. Se trata de uno de los representantes que mejor dibujan lo que ocurre en el mercado, donde los SUV están ocupando el hueco de modelos que poco tienen que ver con ello. El Crossland X es el sustituto del Opel Meriva, un monovolumen de pequeño tamaño basado en el Opel Corsa.

Es uno de los B-SUV con el habitáculo más grande y espacioso y ofrece algunas soluciones de modularidad, como una banqueta trasera deslizante longitudinalmente y con respaldo regulable en inclinación. Tiene uno de los maleteros más grandes con 410 litros (que puede crecer hasta los 520 con la baqueta adelantada al máximo), su calidad de fabricación está a gran altura y sus posibilidades de equipamiento tecnológico son muy, muy amplias, aunque de serie cuenta con algunas lagunas. Sin embargo, es una muestra del camino que ha tomado Opel y de la importancia de un segmento como el de los B-SUV, en el cual, la rivalidad es muy alta aunque se tenga algo en común con otros modelos.

No obstante, la gama de motores no ofrece mucho donde elegir. Comparte motores con el Citroën C3 Aircross, aunque su diseño es mucho más impersonal y anodino respecto al modelo francés. Así, bajo el capó, se puede montar las mismas opciones de gasolina con 82, 110 y 130 CV y las mismas opciones diésel de 100 y 120 CV vistas en el C3 Aircross. No en balde, Opel pasó a formar parte del grupo PSA, donde se encuentra incluído Citroën.

peugeot 2008 rojo

Peugeot 2008

Sobre la base del Peugeot 208, la ‘marca del león’ puso en circulación el 2008. Un pequeño SUV que le ha dado muchas alegrías por sus buenas ventas. Se trata de uno de los modelos más completos de esta lista, aunque no puede equipar tracción total. Ofrece, sin embargo, una buena relación calidad-precio-prestaciones y cuenta con el tacto de conducción de los modelos de Peugeot, es decir, es muy dinámico, rutero y fácil de conducir. Es un B-SUV que cumple sobradamente en carretera gracias a su agilidad y en caminos y senderos se defiende al equipar un control de tracción bastante interesante, con varios programas y pensado para maximizar la adherencia en superficies deslizantes.

Como cualquier Peugeot moderno, su habitáculo destaca por un volante de formas poco convencionales y tamaño muy reducido, pero muy cómodo de manejar. Frente a él y a la altura del campo de visión, la instrumentación. Peugeot lo llama i-Cockpit y se completa con un sistema multimedia que tiene una pantalla de gran tamaño con una botonera tipo ‘teclas de piano’ que hace más sencillo su manejo. Los materiales son de buena calidad y su aspecto bastante moderno y agradable a la vista, pero no tan innovador como sus hermanos mayores, los 3008 y 5008. El maletero alcanza los 370 litros.

Los motores ya han sido mencionados en otros modelos de la comparativa. Peugeot forma parte del grupo PSA, junto a Citroën, DS Automobiles y en última instancia, Opel. Por tanto, las sinergias de grupo hacen que muchos sistemas y motores se vean repetidos en diferentes modelos de marcas distintas. Eso provoca que el Peugeot 2008 tenga los mismos motores que el Opel Crossland X y que el Citroën C3 Aircross, tanto en diésel como en gasolina. Las cajas de cambios son también las mismas, una manual de seis relaciones y otra automática con otras seis marchas.

seat arona naranja

Seat Arona

El Seat Arona es el segundo SUV que la marca española puso a la venta y tiene depositadas muchas esperanzas, sobre todo tras el enorme éxito que tiene el Seat Ateca y que obviamente, se quiere replicar con el más pequeño de la gama SUV. La mejor manera de hacerlo ha sido recurrir, como no, al Seat Ibiza y la plataforma MQB A0, algo que augura un comportamiento intachable y muy fácil en cualquier situación. Una característica que ofrecen todos los modelos del Volkswagen-Audi Group (VAG) y que se ha vuelto en uno de sus principales argumentos, además de su calidad de fabricación y su fiabilidad. Algo similar ocurre con el diseño, que resulta poco original, aunque si se recurre a las posibilidades de personalización se puede lograr una imagen más juvenil y atrevida.

Por dentro, cualquier usuario que haya conducido un modelo del Grupo Volkswagen se sentirá como en casa. Todo está donde se espera que esté, no hay que buscar ni aprenderse donde se han colocado los mandos. Así se consigue adecuarse al modelo de forma muy rápida, pues todo resulta familiar e intuitivo. El espacio disponible es amplio y está muy ordenado, rematado con materiales de calidad y la típica factura de todos los VAG. Está un escalón por debajo de Volkswagen y dos por debajo de Audi, pero respecto a los rivales aquí presentes no tiene nada que envidiar y si mucho de lo que presumir, como de un maletero de 400 litros. El equipamiento es muy completo y no se echa en falta nada de nada.

Respecto a los motores, son ya de sobra conocidos. En diésel están los afamados TDi mientras que los gasolina se centran en los TSi. Las posibilidades son casi las mismas que en el Ibiza y en diésel se puede optar por el 1.6 TDi de 95 y 115 CV, con potencias de 95, 115 y 150 CV para los gasolina, que son el 1.0 TSi para las dos primeras versiones y el 1.5 TSi EVO para el más potente. A diferencia de todos los presentes en esta lista, el Arona ofrece una versión ‘ecológica’, equipada con el motor 1.0 TGi de 90 CV que puede funcionar con GNC. Se puede elegir el cambio DSG de doble embrague y de serie equipa cambio manual de cinco o seis relaciones según motorización.

Eligiendo SUV

Pequeños pero matones. No se pueden definir de otra forma los nuevos B-SUV. Ofrecen tecnología, cualidades dinámicas y un equipamiento que sonrojaría a los compactos de hace unos años, además, son coches que permiten una enorme variedad de configuraciones dando la posibilidad de crear una unidad que sea única en todo el mundo; combinación de colores, tapicerías, equipamiento, motores. Hay un pequeño SUV para cada conductor o casi.

La elección no es sencilla. Si te gusta el ocio al aire libre, salir fuera de carretera de vez en cuando o simplemente, buenas aptitudes en terrenos menos favorables que el asfalto, tu elección debería ser el Jeep Renegade. Si por el contrario prefieres un coche más discreto, pero con tecnología de última generación, motores eficientes y una buena calidad de fabricación, no hay duda: el Opel Crossland X. Es posible que busques la sensación de seguridad que ofrece un SUV, pero la prioridad sea un buen comportamiento en carretera de curvas, en cuyo caso deberías mirar el Peugeot 2008 o el Seat Arona.

Opciones para todos los gustos, incluso con motores de GNC, así que sea cual sea la elección, no echarás en falta nada de nada.