07 Junio, 2018

¿Cambio automático? Ventajas y desventajas frente al cambio manual

La transmisión permite que el vehículo cambie de marcha, transfiriendo así la potencia del motor al eje motriz de la forma más eficiente posible. A continuación vamos a analizar el cambio automático de marchas en los coches. Analizaremos además las ventajas y desventajas de este sistema de cambios frente al cambio manual.

El objetivo del cambio de marchas es ser lo más eficiente posible cuando se transfiera la potencia del motor al eje motriz del vehículo. Esto se consigue variando la relación de transmisión.

En marchas más bajas, aumenta la potencia disponible a la vez que reduce la velocidad. Las marchas más altas, por otro lado, reducen la potencia y aumentan la velocidad. Esto permite a los coches distribuir la potencia y la velocidad de la manera más eficiente posible en las diferentes situaciones a las que se va a ver enfrentado.

En este punto, todo el mundo está de acuerdo en que una transmisión es absolutamente vital para el funcionamiento interno de cualquier coche. Sin embargo, no existe un consenso general sobre qué tipo de transmisión es la mejor, si la automática o la manual.

Y es que no es una pregunta fácil de responder. Después de todo, ambas transmisiones tienen sus propias ventajas y desventajas, y donde un tipo de transmisión puede ser perfecto en una situación, puede terminar siendo un absoluto impedimento en otra situación.

Por lo tanto, antes de tomar cualquier decisión con respecto a tu posición en el debate sobre la transmisión, deberías tomarte unos minutos para familiarizarte con los beneficios asociados a los dos tipos diferentes de transmisión que puedes escoger a la hora de comprar un coche.

Transmisión automática

Las transmisiones automáticas han estado eclipsando a los cambios de marchas manuales tan frecuentes antes, durante los últimos años. Sin embargo, a pesar de su aparente popularidad, las transmisiones automáticas no son necesariamente una mejor opción para muchos conductores. Sin embargo, ofrecen ventajas sobre las transmisiones manuales en varias áreas clave. A continuación analizamos alguna de ellas.

Es más fácil de usar. Aunque no hay nada intrínsecamente difícil en cambiar de marcha y trabajar con un embrague, todavía se necesita un poco de práctica antes de que la mayoría de los conductores se sientan cómodos aprendiendo a usar cada una de sus extremidades independientemente para poder controlar un vehículo de transmisión manual.

En comparación, las transmisiones automáticas son mucho más sencillas y los conductores necesitan mucho menos tiempo para aprender, obviamente.

Es también menos restrictivo manualmente. A la mayoría de los nuevos conductores se les enseña que la forma más segura de conducir es mantener ambas manos firmemente en el volante en todo momento. Esto es posible cuando se conduce un vehículo con transmisión automática, pero no es posible con una transmisión manual en el coche.

Mejor para las zonas montañosas. Si eres un conductor menos experimentado, es posible que te resulte difícil conducir por pendientes pronunciadas con una transmisión manual, especialmente si estás intentando hacerlo partiendo desde la marcha de punto muerto.

En cambio, en las transmisiones automáticas se encargan de este problema, permitiendo que su automóvil funcione eficientemente sin importar cuán empinada sea la cuesta o pendiente a subir.

Más fácil de usar con el tráfico pesado. En general, se necesita más trabajo para iniciar, acelerar, desacelerar y detener los coches con transmisiones manuales. Esto normalmente no es un problema, pero cuando el tráfico es muy pesado y el coche no va a alcanzar mucha velocidad, los conductores pueden notar que el arranque y la parada constantes se convierten en una tarea difícil.

Las transmisiones automáticas permiten que el conductor se mueva a través del tráfico lento sin tener nada más que hacer que pisar un solo pedal.

Caja de cambios manual

Transmisión manual

Para aquellos conductores que prefieren estar más involucrados en el funcionamiento interno de su vehículo, la transmisión manual delega el cambio de marchas del motor al piloto.

Las transmisiones manuales son anteriores a los nuevos modelos automáticos tan frecuentes hoy en día, pero siguen siendo las favoritas de muchos conductores. Esto es debido a algunos factores como estos:

Resulta menos costoso de comprar. Si estás comprando un coche con un presupuesto limitado, entonces realmente no hay competencia entre lo manual y lo automático. En promedio, una transmisión manual te costará alrededor de mil euros menos que una automática en el mismo modelo.

Es más barato de mantener. Con toda la maquinaria añadida que entra en la transmisión automática, puede terminar costando a los conductores grandes sumas de dinero sólo para mantenerlo funcionando correctamente.

Los coches con transmisión manual requieren muy poco mantenimiento y, en general, el mantenimiento y las reparaciones terminan siendo significativamente menos costosas.

Mejor eficiencia de combustible. En general, los motores de transmisión manual son menos complejos, pesan menos y tienen más marchas que los automáticos. El resultado final es que acabará sacando más kilómetros de gasolina de la que sacaría con un coche automático. Se sabe que las transmisiones manuales ahorran a los conductores entre un 5% y un 15% en sus costes totales de combustible.

Es menos probable que lo roben. Con el creciente número de transmisiones automáticas que encuentran en las carreteras de hoy en día, hay una generación entera que nunca ha aprendido cómo se utiliza una la transmisión manual. Esto significa que si un ladrón de coches decide inspeccionar más de cerca su coche en preparación para robarlo, hay una posibilidad bastante buena de que simplemente tener una transmisión manual sea suficiente para disuadir al joven criminal.

Tienen un mejor control. Las transmisiones automáticas están diseñadas para elegir la mejor marcha para cualquier situación, pero tienden a errar por el lado de la precaución, cambiando a una marcha demasiado alta y desperdiciando la potencia del motor.

Al mismo tiempo, están construidos para responder a las condiciones a medida que se encuentran, lo que no permite a los conductores anticiparse a las condiciones de la marcha en sentido contrario ni seleccionar deliberadamente una marcha más baja para aumentar la potencia. Las transmisiones manuales simplemente dan al conductor un mayor control sobre el vehículo.

Básicamente, las transmisiones automáticas son más fáciles de usar y más cómodas para el conductor, mientras que los vehículos con transmisión manual son menos costosos y más complicados.

Por supuesto, hay excepciones a cualquier regla y la única manera de estar seguro de cuál es la correcta para cada es hacer una prueba de conducción. Después de todo, sobre gustos no hay nada escritos y en este aspecto, a cada cliente le puede parecer una cosa distinta.