29 Junio, 2018

¿Cómo elegir el motor de un coche?

Elegir el motor de un coche es uno de los aspectos más delicados a la hora de adquirir un nuevo vehículo. Independientemente de que se trate de un usuario experto, y con más o menos dedicación y gusto por el mundo del motor, y de los coches, una buena o mala elección en este sentido, puede marcar la diferencia.

Porque el motor escogido puede tener un gran impacto en muchos factores relacionados con el coche como el precio, la economía de combustible, la aceleración y a veces incluso el equipo y las características asociadas al vehículo en cuestión.

A menudo, tenemos acceso a multitud de reviews de coches que podemos encontrar en Internet y multitud de revistas especializadas. Sin embargo, ¿qué significan todos los términos de motores utilizados en las revisiones de coches? ¿Y qué motor debo utilizar en mi próxima compra de un vehículo? Tenemos algunas respuestas que pueden ayudarte a simplificar el proceso y tomar finalmente de este modo la mejor decisión.

Términos relacionados con el motor

Aunque los términos automotrices relacionados con el motor pueden ser ajenos a la mayoría de consumidores, realmente no hay muchas cosas importantes que necesitemos saber.

El tamaño del motor normalmente se suele indicar de tres formas:

  • Primero, está la potencia nominal, que te dice cuánta potencia tiene el motor.
  • Luego escucharás el desplazamiento (expresado en litros)
  • Y el número de cilindros, que te dice cómo de grande es el motor

Por ejemplo: Un coche con un V6 de 3,0 litros y 200 CV produce 200 CV a partir de un motor de 3,0 litros y seis cilindros. La porción de 3.0 litros se refiere al tamaño total de los cilindros. Si lo comparas con, digamos, un coche con un motor de 220 CV de 2,0 litros y 4 cilindros, el segundo vehículo tiene más potencia pero un motor más pequeño.

mustang negro

¿Cuál es el motor adecuado en cada caso?

Ahora que ya conoces la idea general que hay detrás de las descripciones de los motores, probablemente querrás saber cuál es la adecuada para tu propio caso en particular.

Por ejemplo, el CV puede ser una medida de la potencia de un vehículo, pero ¿es adecuado fijarme en esto en mi situación?

Obviamente, esta respuesta puede variar enormemente de un conductor a otro, de un presupuesto a otro y de un vehículo a otro.

Pero en general, un coche con menos potencia y un motor más pequeño tendrá mejor economía de combustible que un coche con más potencia y un motor más grande; un coche con menos potencia también suele costar menos.

Del mismo modo, un coche con más potencia y un motor más grande ofrecerá un mejor rendimiento que un coche con menos potencia y un motor más pequeño, y normalmente costará más. Como resultado, si en tu caso estás interesado en la economía de combustible, es posible que desees considerar la adquisición de un coche con un motor más pequeño. Pero si el rendimiento es lo que más te importa, es posible que en su lugar aprecies más potencia.

Además, otro aspecto a tener en cuenta es que algunos coches ofrecen opciones y características atadas específicamente a su tamaño del motor.

Por ejemplo, si un coche ofrece motores de 4 y 6 cilindros, es posible que algunas opciones de gama alta sólo estén disponibles si eliges la versión de 6 cilindros. En ese caso, tendrás que decidir si esas características valen la pena por el ahorro de combustible y el aumento de los gastos.

El caso es que cualquiera puede decidir que desea un motor más potente, sólo y darse cuenta de que tiene más que suficiente en cuanto a potencia. Por otro lado, es posible que haya decidido comprar la versión menos potente, sólo para darse cuenta de que no tiene suficiente energía para subir la rampa de acceso a la autopista cerca de su casa.

Por eso, independientemente de lo que creas, siempre deberás tomar la información una vez hayas conducido y probado el coche suficientemente.