Citroën C4 Cactus

El nuevo diseño de los coches Citroën

  • Conducción adaptable
  • Precio económico
  • Diseño innovador
  • Interior sobrio
  • Seguridad a mejorar

El pequeño crossover Citroën C4 Cactus ha supuesto toda una revolución para el fabricante francés, ya que el éxito del estilo funky de este coche ha dado lugar a una nueva generación de modelos de Citroën que han adoptado una estética similar. Por tanto podría decir que el Cactus ha marcado el inicio de una nueva época gracias a la cual Citroën ha recuperado su verdadera seña de identidad, y llega hasta tal punto que este lavado de cara se lo han aplicado a casi todos los coches de la marca. Y es que nos encontramos ante una carrocería de 5 puertas cuyo frontal recuerda al C4 Picasso y que cuenta con una decoración bicolor.

Ya de por sí la estética exterior del Cactus llama la atención, sobre todo tras el añadido del concepto “Airbump” o “cámaras de aire”, un elemento personalizado que tiene como finalidad proteger la carrocería de impactos eventuales. Para todos aquellos que aún no sepáis en qué consisten los airbumps, se tratan de unos protectores elaborados en poliuretano termplástico y rellenos de aire, estos se deforman absorbiendo los pequeños golpes antes de volver a su estado normal. Lo mejor de todo es que no necesitan mantenimiento.

Por tanto el Citroën C4 Cactus es de los coches que o te gustan o no te gustan. Y tan poco convencional como el exterior es su interior, en el que detalles como correas de cuero en las puertas en lugar de tiradores marcan la diferencia, por no decir la originalidad… aunque claro está para gustos colores. Continuando con el interior, en el salpicadero nos encontramos con dos pantallas digitales desde las que se controlan todas las funciones del coche, lo que da como resultado un espacio despejado para el conductor.

El Cactus es un coche que se vende a un precio económico, por lo que la calidad de los materiales o de los acabados es más notable cuando lo adquirimos en una gama alta. Aun así esto no resta en la experiencia de conducción, que es cómoda y bastante confortable tanto en carretera como en casco urbano. Pero para saber todo lo que puede dar de sí el Citroën C4 Cactus te invito a que sigas leyendo.

el interior del Citroën C4 Cactus es sobrio y sencillo pero muy espacioso

Interior espacioso

Sobrio y sencillo, casi hasta aburrido

Antes he comentado de forma superficial el interior del Citroën C4 Cactus, pero ahora nos vamos a centrar más a fondo. Ya a simple vista podemos apreciar que los materiales y plásticos no son nada del otro mundo, así como que han decidido no perder el tiempo en incluir botones u otros elementos con los que controlar el sistema de aire acondicionado, etc. Todo el control del Cactus y de todo lo que tiene que ofrecernos está en la pantalla táctil del salpicadero, ya que la segunda pantalla que encontramos detrás del volante nos marca: velocidad, revoluciones, etc.

Independientemente del modelo de Cactus por el que nos decantemos, todos ellos vienen con un sistema de infoentretenimiento de pantalla táctil. Lo malo es que los modelos más básicos no llevan incluido el sistema de navegación por satélite, y tampoco están disponibles el Apple CarPlay ni el Android Auto. Además hay que hacer un pequeño inciso en que la velocidad a la que funciona la pantalla táctil en ocasiones puede ser lento, así que imagínate si te decantas por un nivel de gama alto en el que viene el acceso a internet.

Esta sobriedad nos deja una sensación de gran espacio, especialmente en la parte del copiloto. En cuanto a los asientos, están elaborados con una espuma especial que hacen que nos sintamos bastante cómodos, eso sí, puede que no compensen tanto cuando nos ponemos en modo conducción dinámica.

Espacio para pasajeros Citroën C4 Cactus

El espacio dedicado a los pasajeros es bastante bueno, al igual que el dedicado a la cabeza y las piernas. Al tratarse de una fila de asientos que se corresponden a una sola unidad, se pueden transportar a tres pasajeros sin dificultad, sólo que quizás puede que les entre algo de claustrofobia si pasan mucho tiempo dentro del coche. Algo curioso que hay que destacar del Cactus es que las ventanillas traseras no se abren de arriba abajo, sino que se despliegan hacia afuera.

Espacio de almacenaje Citroën C4 Cactus

Así como el espacio para pasajeros es bastante bueno, el espacio del maletero del Citroën C4 Cactus se queda bastante corto... Tiene una capacidad de 358 litros que pueden aumentarse hasta 1.170 con la bancada de asientos traseros abatidos. A pesar de todo no es capaz de superar a sus principales competidores como son el Nissan Juke o el Suzuki Vitara, entre otros.

Continuando con el resto de espacios de almacenaje del Cactus, los compartimientos de las puertas son bastante grandes, al igual que la guantera (esto último se debe a que el airbag del pasajero está situado en el techo). Sin embargo carece de espacio en los reposabrazos centrales.

El interior puede ser un poco sobrio pero es muy espacioso.

la coducción del Citroën C4 Cactus es divertida y te hará el viaje ameno

Conducción divertida

Divertida pero con algún que otra limitación

Llegamos a un punto importante a valorar, la conducción del Citroën C4 Cactus. Este crossover de estética 4x4 con tracción delantera, puede ofrecernos una experiencia de conducción bastante divertida, eso sí, sin pasarnos. Puede ser una elección acertada tanto para circular por carretera como por casco urbano. El Cactus nos recuerda a la antigua gama de Citroën cuando cogemos las curvas, algo que dibuja con bastante facilidad y que me ha dejado contenta.

Eso sí, no es aconsejable conducir de forma dinámica y menos aún si la caja de cambios que hemos elegido es la manual, ya que tiene bastante holgura. Además, por sacarle alguna pega a la hora de conducir, la suspensión y los controles vagos no hacen del Cactus el mejor coche para ir en “modo sport”. Seguro que entendéis lo que os digo.

Puede ser una elección acertada tanto para circular por carretera como por casco urbano. La conducción se adapta a tus necesidades.

Varios tipos de motores del grupo Pure Tech

Motores Pure Tech

Se impone el buen funcionamiento de los PureTech

La oferta de motores del Citroën C4 Cactus está compuesta por dos variantes: los motores de gasolinas pertenecen al grupo de Pure Tech tricilindricos que ofertan una unidad pequeña de 82 CV de potencia y otra mayor de 110CV. Mientras que la oferta diésel pertenece a los BlueHDi con una potencia de 100CV. Eso sí, la lección del motor dependerá del nivel de gama que vayamos a escoger.

Motores gasolina Citroën C4 Cactus

En la versión gasolina encontramos dos unidades para el Cactus, como he comentado antes. La unidad pequeña cuenta con una potencia de 82 CV que se ve complementada con la tecnología Start&Stop, pero para esto hay que escoger el nivel de gama Feel. Si pasamos a una gama superior encontramos el motor de 110CV 1.2 Turbo, que sin duda es la opción más recomendable si lo que queremos es un motor de gasolina.

Motores diésel Citroën C4 Cactus

Los motores diésel del Cactus son de cuatro cilindros, vienen con cambio de marchas manual excepto en los niveles de acabado Feel y Shine. Eso sí, si lo que buscas es un motor para uso profesional o que de más de sí, lo que necesitas es el BlueHDi de cambio manual y sistema S&S que encontrarás en la versión Bussines. Aunque parece ser que otros probadores prefieren las versiones de gasolina a las de diésel.

El Citroën C4 Cactus tiene una buena seguridad

Seguridad adaptada

Aún hay algunos aspectos que mejorar

Lo más destacado en seguridad del Citroën C4 Cactus es el sistema Airbump, pero no vamos a quedarnos en la superficie y vamos a analizar otros elementos de seguridad. Lleva incorporada una cámara de visión trasera que permite realizar con total seguridad las maniobras de aparcamiento; a esto se le suma la salida en pendiente, que mantiene el vehículo frenado de forma automática durante dos segundos para después permitir volver arrancar con suavidad. Finalmente cuenta con la función cornering ligth que aporta una luz suplementerario en el interior de la curva para aumentar la visibilidad y, por tanto, la seguridad.

A pesar de todo, estos sistemas de seguridad resultan insuficientes, así lo ha establecido Euro NCAP que le ha dado una puntuación del 56%, por lo que se queda en una valoración global de cuatro estrellas. Las mejores valoraciones se las lleva la protección de los adultos y de los peatones con un 82% y 80% respectivamente; en cuanto a la seguridad de los pasajeros infantiles, esta es un poco menor a las anteriores con un 79%.

El Citroën C4 Cactus actualmente cuenta con cuatro niveles diferentes de acabado

Cuatro niveles de equipamiento

El Citroën C4 Cactus actualmente cuenta con cuatro niveles de acabado que incluso pueden ampliarse a cinco, pero hasta esto tiene su historia. En un principio el Cactus salió al mercado con tres niveles de gama: Live, Feel y Shine como tope de gama, pero poco después este último fue desbancado por el nivel Rip Curl, que suponía un estilo surfero nuevo que podía gustar mucho. Y en cuanto a lo de un quinto nivel de gama para conducción profesional, ese es el Bussines, que está a la misma altura que el Live, sólo que en este nivel encontramos el motor BlueHDi.

El nivel de salida del Cactus es el Live, en el que se puede elegir entre el motor de gasolina Pure Tech de 82 CV y el diésel BlueHDi de 100CV. Cualquiera de las dos opciones que escojamos cuenta con cambio de marchas manual de 5 velocidades. Además en este nivel tenemos llantas de 16”, el Pack Live con aire acondicionado y conexión bluetooth para manos libres, etc.

En la gama Feel encontramos las dos opciones de gasolina que oferta el Cactus, además de la opción BlueHDi de seis marchas. En este nivel se puede configurar el color de los airbumps (podemos elegir entre el negro y el gris), tenemos el navegador instalado con función de reproducción de música, el Pack Feel negro o la función Cornering Light entre otras cosas.

En el tope de gama, Shine, tenemos disponibles los motores PureTech de 110 CV y el BlueHDi de 100 CV de potencia, con cambio manual y automático. Pero lo que más destaca de este nivel, además de ciertos aspectos estéticos o de equipación, es el Pack Parcj Assist: sensores de aparcamiento, cámara de visión trasera, etc.

No nos olvidamos del acabado Rip Curl, que da ese toque surfero que a muchos les puede parecer genial. En esta gama los cinturones y los altavoces de las puertas son de color naranja y cuenta con un techo panorámico. Además como dato curioso cuenta con el mismo software de control de tracción del Peugeot 2008, el Grip Control.

El Citroën C4 Cactus actualmente cuenta con cuatro niveles diferentes de acabado.

Opinión Citroën C4 Cactus

Comentarios ValueCar

Aunque estéticamente es un coche para gustos difíciles, es decir, que no a todo el mundo le va a entrar por los ojos en un primer vistazo, ha conseguido revitalizar la esencia de Citroën. El C4 Cactus ha marcado el inicio de una nueva generación que puede llevar al fabricante francés al top ventas del mercado de la automoción. Esto además se ve respaldado por una conducción divertida que puede dar bastante de sí, si nos decantamos por los motores más potentes que nos oferta Citroën.

Ciertamente, han querido hacer el espacio interior tan sobrio y sencillo que puede resultar hasta vacio y aburrido, pero de alguna forma hay que marcar la diferencia frente a los competidores de su clase. A pesar de todo aún tiene muchos puntos que necesita mejorar, como los sistemas de seguridad y, en mi opinión, completar el sistema de infoentretenimiento con algún que otro control físico, como en el caso del aire acondicionado.