Ford B-MAX

Todo una gran coche

  • Aislamiento acústico perfecto
  • Gran modularidad
  • Oferta de motores amplia
  • Necesario una actualización
  • No cuenta con navegador de serie
  • Reducido espacio de maletero

Desde 2012 lleva Ford en el segmento de los pequeños monovolúmenes. El Ford B-Max desde aquel año ha pasado a ser un vehículo consolidado en la categoría por sus dimensiones compactas, contar con una amplia oferta de motorizaciones y unos buenos consumos. Eso sí, el paso del tiempo va haciendo mella en su diseño o en la tecnología.

Ford B-MAX en carretera

Única en su especie

En el apartado del diseño, por fuera su estética de monovolumen es única, pero tiene un enemigo de lo más fiero como son los SUV, que parecen estar poniendo en duda la rentabilidad del segmento. Esto hace que los monovolúmenes tengan que reinventarse para seguir siendo atractivos para los consumidores. El paso del tiempo de no hacer estos cambios, hacen que parezcan algo anticuados.

Puertas correderas b-max

Sin límites

Si vamos al interior, el B-Max nos transmite gran comodidad, donde los protagonistas son unos buenos asientos mullidos, que nos dejan una posición al volante elevada. Todo ello permite que el cuerpo quede correctamente situado en todo el trayecto. El maletero es de los más pequeños, con una capacidad de 318 litros, algo que no nos ha gustado demasiado.

Consola del b-max

Conoce el B-Max de Ford

Motorización

Este modelo de Ford es un monovolumen de pequeño tamaño que podemos verlo mucho por las grandes urbes. Como está prevista por la marca un tanto por ciento bastante alto de conducción urbana, Ford ha apostado de forma clara por tener una oferta amplia en cuanto a los motores de gasolina y únicamente una especificación diésel para que la mayor parte del público que esté interesado por el B-Max pueda decantarse por la gasolina en vez del gasoil.

+ Gasolina

En este modelo hay tres motores de gasolina que puede equipar el nuevo B-Max, aunque el de mayor atractivo de todos es el 1.0 EcoBoost, no solo por la buena crítica que tiene, también por tener tres opciones de potencia del orden de 100, 125 y 140 CV respectivamente. Son consumos que ha facilitado Ford y que están sobre los 5 litros cada 100 kilómetros.

Por otra parte, podemos optar por el bloque 1.4 de la familia Duratec que tiene una potencia de 90 CV. Esta especificación permite el poder elegir una versión de GLP que va destinada a los que hagan muchos kilómetros y tengan tentaciones de cambiar al diésel. Los consumos en este sentido son de 6 litros para el bloque estándar de gasolina y de 7,9 litros para el GLP.

En el caso del motor Duratec 1.6 TI-VCT de 105 CV, estamos ante el único que puede montar una caja de cambios automática que cuenta con 6 velocidades y que es de tipo PowerShift de Ford. El consumo estimado en este sentido es de 6,4 litros a los 100.

+ Diésel

Los motores de gasóleo pasan a un segundo plano en la gama de opciones de este modelo. Únicamente pueden llevar el 1.5 TDCi de 95 caballos, que según el uso que le demos a este monovolumen, es posible que se quede algo corto en prestaciones para muchos conductores. A su favor contamos con un buen consumo combinado, del orden de 4 litros cada 100 kilómetros, que seguro gustará a muchos bolsillos.

Comportamiento

En este campo, lo mejor que tiene el Ford B-Max es la gran comodidad percibida y lo poco que consume, pues en este campo es de los mejores de la categoría. De igual manera destaca lo bien insonorizado que están todos sus motores.

Si vamos a realizar desplazamientos largos cargados, merece la pena elegir los motores de mayor potencia, puesto que, si tiramos por lo económico, vamos a tener el problema de que lógicamente, los motores sufrirán a velocidades altas.

El no tener una sexta velocidad en la caja de cambios manual es algo que quizá sería susceptible de mejora, aunque desde Ford han señalado que este modelo está enfocado claramente para la ciudad.

Seguridad

Aunque no viene con los últimos gadgets a nivel de seguridad de la firma del óvalo, el B-Max sigue logró las cinco estrellas en el test de Euro-NCAP en su versión de 2012. Esto habla muy bien de este monovolumen a nivel de seguridad en la protección que genera para los pasajeros adultos, que llega a ser de un 92% y de la protección a los pasajeros infantiles que es de un 84%.

Si vamos a la protección de peatones, será algo más discreta, quedándose en un 67%, mientras que los asistentes de seguridad pueden llegar a alcanzar el notable con un 71%, un apartado que mejorará cuando Ford lance la actualización de este modelo.

Como principales elementos en este apartado, destacamos el asistente de arranque en pendiente, las luces de conducción diurna y el sensor de presión de neumáticos. Para los que adquieran un Ford B-Max Titanium, además de estos accesorios hay que sumar el control de crucero y el espejo de supervisión infantil.

Ford B-MAX azul

Equipamiento

Equipamiento

Fijándonos en el apartado del equipamiento, es donde podemos constatar que este es uno de los monovolúmenes de Ford que menos actualizados se encuentran, en especial en asistentes de seguridad y sistemas de infoentretenimiento. El que no tenga navegador es uno de sus puntos débiles, aunque puede ser equipado opcionalmente en todos los acabados.  Si tenemos en cuenta que el precio es de los más bajos de su segmento, podemos entender algunas de estas carencias.

  • Trend

Como primera terminación de acceso en la gama B-Max, tenemos un equipamiento que puede considerarse como suficiente, aunque sin alardes, algo que podemos percibir cuando vemos los accesorios que incorpora y de que pasamos a enumerar: llantas de acero de 15 pulgadas, tiradores de las puertas del color de la carrocería, puertas con sistema Easy Access, faros antiniebla delanteros, sistema de repostaje sin tapón, faros delanteros con luces de conducción diurna (halógenos), volante de cuero de tres radios, radio CD con MP3, conector auxiliar y USB/Ipod, climatizador manual, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, ordenador de a bordo, indicador de cambio de marcha óptimo, ajuste longitudinal de asientos delanteros y en altura en el caso del asiento del conductor, ESP, asistente de arranque en pendiente, sensor de presión de neumáticos, anclajes ISOFIX en los asientos y cierre centralizado. Una lista amplia para su segmento, sin duda.

  • Titanium

Lo mismo que ocurre en otros modelos de la marca, el acabado Titanium es el que tiene una mejor relación calidad/precio. Este acabado incluso podríamos decir que merece más la pena que el Colourline.  Cuenta con el siguiente equipamiento: llantas de aleación de 16 pulgadas (de 17 como opción), parrilla frontal en negro brillante con contorno cromado, luces de conducción diurna tipo LED, pomo de la palanca de cambios de cuero, sistema de radio CD con MP3 y sistema SYNC (pantalla de 3,5 pulgadas, manos libres Bluetooth con V2C y Asistente de Emergencia), climatizador automático, control de crucero, espejo de supervisión infantil, consola central tipo Premium, ajuste lumbar para el asiento del conductor, asientos traseros con reposabrazos central escamoteable y sistema Auto Start Stop.

  • Colourline

Este acabado se diferencia en lo estético, más cuidado y aquí destacan las llantas de aleación de 16 pulgadas con los radios en Rock Metallic, espejos retrovisores exteriores en color negro con intermitentes integrados, cristales traseros tintados, techo pintado en negro, spoiler trasero del color de la carrocería, pomo de la palanca de cambios con tacto suave y con inserciones cromadas, volante de cuero multifunción (con inserciones en negro brillante y cromadas). Por lo demás tiene el mismo acabado que el Titanium

Opinión del Ford B-Max

Opinión Valuecar

Tal y como está el mercado, existen pocos coches que lleguen a reunir tal cantidad de equipamiento, espacio y relación calidad/precio como tiene el Ford B-Max en su segmento. Respecto a la categoría en la que se mueve, la de los monovolúmenes urbanos, es una de la que más está optando por los SUV de pequeño tamaño, por lo que es de agradecer que Ford siga teniendo excepciones como estas que son de lo más interesantes para el público y además conservando el estilo de uno monovolumen clásico.

Eso sí, la marca ha ido actualizando de forma progresiva este modelo, con nuevos motores y con la incorporación del sistema multimedia SYNC, aunque si lo comparamos con otros vehículos de la firma norteamericana, es verdad que es uno de los modelos que no les sentaría nada mal una actuación para ponerse al mismo nivel que su competencia.

Por lo tanto, si buscas un monovolumen clásico, con gran espacio para sus pasajeros, gran modularidad y consumos ajustados, puede que sea el coche que estás buscando.