Peugeot 508

Peugeot 508: La berlina más elegante

34.242,86€
Precio medio

6.848,57€
Ahorro ValueCar

  • Motor elástico
  • Buen comportamiento y equilibrio
  • Detalles de acabado mejorables en los plásticos
  • Carece de elementos de seguridad de última generación

Todos sabemos que el segmento de las berlinas medias está en franco retroceso. No son pocos los fabricantes que han decidido abandonar el sector o que se han hecho a la idea de concentrar sus esfuerzos en otros sectores de mayores posibilidades como el de los SUV. Todo esto afecta de manera especial a las marcas generalistas, que en el segmento de las berlinas sufre ante las tres alemanas premium.

Cuando hablamos de la serie 500 de la firma gala, lo hacemos de una que ya existió hace muchos años, pero Peugeot la retomó para la creación de una berlina que estuviera entre el tamaño de sus dos predecesores, el 407 y el 607.

  • 29.850,00€ - 40.400,00€ Rango de precios

  • 5.970,00€ - 8.080,00€Ahorro medio por oferta

  • 5.8 l/100Km. Consumo medio

Solicita tus presupuestos
Ahorra una media de 6.848,57€

Diseño elegante

Un diseño clásico, pero elegante

Hace 3 años llegó un restyling y le dio un aspecto más de coche premium. El frontal cuenta con líneas más rectas, donde la parrilla se adapta a la nueva imagen del fabricante francés, donde además tiene unos faros de factura rectangular que equipan un sistema de iluminación LED completo.

En la parte trasera fue rediseñado el paragolpes trasero con unos nuevos cromados. Los pilotos han cambiado la firma lumínica, con luces de posición y frenos con led. Hablamos pues de una berlina tradicional, donde destacan tres cuerpos bastante bien diferenciados, y en la que no hay ningún estilo deportivo presente. Un diseño clásico que cada vez se estima menos en el segmento entre los generalistas.

El diseño del 508 se mantiene conservador, manteniendo la elegancia que le caracteriza

Interior espacioso y detallado

Interior conservador

En la actualización que tuvo, tampoco hicieron una renovación demasiado profunda. Optaron, eso sí, por una renovación de la pantalla central que ahora tiene 7 pulgadas y que cuenta con accionamiento táctil.

En el resto no hay grandes diferencias. Diseño con profusión de la horizontalidad y que tiene los mandos de la climatización manuales sin accionamiento táctil, algo que choca en la nueva era de Peugeot. Eso sí, de la calidad y tacto de los acabados no podemos decir nada malo.

En la parte superior del salpicadero podemos tocar el material que es bastante mullido y donde no se aprecian crujidos al apretar. Los mandos se accionan con un tacto agradable.

Un espacio interior notable

Las dos filas tienen buen espacio para los pasajeros, aunque no existen muchos huecos portaobjetos, algo que siempre es necesario. En la parte trasera hay bastante sitio para la cabeza, algo en lo que influye su apuesta por las líneas rectas.

Si hablamos del espacio para las piernas, podemos considerarlo como óptimo, pudiendo viajar dos personas muy cómodas. Donde habría más problemas sería en caso de ser tres, puesto que el asiento central no tiene forma y su mullido es más bien duro. El ángulo de apertura es algo justo.

El maletero tiene 473 litros, que no es de lo más amplio de la categoría, pero sí bastante aprovechable por sus formas cúbicas. Si se abaten los asientos traseros, vas a poder desplazarte hasta el final y el hueco que queda no es totalmente plano, pues se aprecia un resalto en la parte central.

Infoentretenimiento

Si vamos al funcionamiento de la pantalla de siete pulgadas, es bastante fácil, además, ahora se incluye el Peugeot Connect Apps, desde donde es posible acceder a diferentes aplicaciones en línea con la conexión móvil de nuestro Smartphone.

La conexión al sistema multimedia del coche es bastante intuitiva, contando con una respuesta a las pulsaciones táctiles bastante precisas, por lo que no tenemos que estar insistiendo sobre los botones.

Por poner una pega, no existe ruleta alguna que haga posible que podamos controlar el mismo, por lo que solo se puede operarse de manera táctil.

Se ha mantenido la línea en el interior del coche, destacando la renovación de la pantalla central

Elige tu versión

Motorización

Si hablamos de la gama de motorización, tenemos hasta 4 versiones diésel que van desde los 114 a los 180 caballos. De gasolina hay solo una versión de 165 caballos de potencia. Motores ampliamente probados por otros modelos de la casa gala, por lo que la fiabilidad está ampliamente demostrada.

En nuestro caso, rompemos una lanza por los motores diésel de Peugeot, que son una garantía de fiabilidad y que tienen unos consumos realmente económicos. El motor de 114 caballos, eso sí, puede quedarse algo corto en caso de realizar viajes con el coche cargado, por lo que mejor optar por versiones más altas.

En el 508 prima el confort de marcha

Las berlinas francesas tradicionalmente han optado siempre por dar el máximo confort a sus ocupantes. En el caso del 508 no han querido cambiar, aunque sí que se puede ver el esfuerzo por dar un toque más dinámico que haga al conductor tomar más protagonismo.

Por decirlo claramente, estamos ante un coche extremadamente confortable, que permite hacer viajes cómodos con la familia, pero que no es en absoluto torpe si se le demanda una conducción algo más sport.

A todo ello ayuda una suspensión más bien firme, pero que no es seca. Esto lo agradeceremos bastante en pavimentos que no estén en el mejor estado o en resaltos. En cuanto los balanceos que pueda tener la carrocería, son corregidos muy bien y no podemos decir tampoco que sea un coche donde conducir por un tramo de curvas sea aburrido. Tiene agilidad y no tiene problema alguno con los cambios de dirección.

Y hablando del tema de la dirección, aquí se nota quizá el paso del tiempo, puesto que es de asistencia electrohidráulica, lo que sin duda está ya un paso atrás de los últimos adelantos tecnológicos, puesto que los modelos más modernos optan ahora por las direcciones con asistencia eléctrica.

A pesar de ello, el tacto es bueno y tenemos una dirección que se puede considerar de muy directa.

Un aspecto a mejorar es el aislamiento acústico, que está algo por detrás de la competencia, especialmente en sus últimos modelos. Los ruidos en cuanto a la aerodinámica son apreciables a altas velocidades, pero no son demasiado molestos ni podemos decir que sean algo criticable en exceso.

Equipamiento

Versión Access

Esta es la versión de entrada a la gama 508. Cuenta con el equipamiento suficiente: asistencia de arranque en pendiente, aire acondicionado, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, retrovisores eléctricos, radio Cd MP3, regulador/limitador de velocidad y volante multifunción en cuero.

Versión Active

Además del equipamiento de la versión Access, añade: sensores de parking traseros, climatizador bizona, retrovisor interior electrocrómico, iluminación umbral puertas delanteras, asientos traseros abatibles con trampilla central, bluetooth + streaming, pantalla táctil de 7 pulgadas, llantas de aleación de 17 pulgadas e iluminación de umbral de las puertas delanteras.

Versión Allure

Añade a las dos anteriores: llamada de urgencia SOS y asistencia Peugeot, faros antiniebla LED con cornering light, apertura y arranque sin llave, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, freno de mano eléctrico, embellecedores cromados en las ventanillas, tapicería en semi cuero y llantas de 17 pulgadas.

Versión GT line

Entramos en las versiones más “deportivas. Además de lo de las anteriores, añade: luces largas automáticas, sensor de parking trasero, cámara de visión trasera, avisador de ángulo muerto, iluminación Full LED, logotipos GT, navegador y llantas de aleación de 18 pulgadas.

Versión GT

Añade a la GT line un pack confort, tapicería semi cuero confort y llantas 18 pulgadas GT.

Disponemos de varias versiones para este modelo, pudiendo así personalizarlo mucho

Opinión del Peugeot 508

Comentario ValueCar

Podemos finalizar este análisis diciendo que Peugeot tiene en este modelo un candidato a considerar en las berlinas medias. Estamos ante un vehículo que tiene una estética clásica, recordaremos que su predecesor, el 407, era de corte más deportivo.

En cuanto a espacio, tiene mayor espacio interior y un comportamiento que es bastante destacable, confortable, pero a la vez no rechista cuando queremos que dé ese “algo más” que en ocasiones se le demanda a un vehículo.

Algo que se agradece es que en cierta manera se ha alejado del refinamiento quizá excesivo que muchas marcas dan a sus vehículos en la actualidad, y donde parece que hay una cada vez mayor inclinación por aislar al conductor.

Donde quizá se nota más el peso de los años es en la carencia de algunos de los últimos avances tecnológicos en el apartado de seguridad. Muchos se sorprenderán, pero no tiene ni en posibilidad de opción el poder contar con avisador de accidente por alcance o de cambio involuntario de carril.

A todo ello le añadimos el que no tiene control de crucero activo o sistema de aparcamiento automático. Hablamos de opciones que desde luego no afectan a la calidad que ofrece el coche o a su confort, pero quien quiera comprar un vehículo con buen equipamiento de seguridad o que desee estar a la última, si que es posible que el automóvil se le quede algo corto.

¿Merece la pena optar por el actual o esperar al próximo?

El nuevo 508 está próximo y tendrá muchas novedades en todos los aspectos, por lo que es un modelo que se espera con gran expectación porque la actual generación del 508 puede suponer una compra interesante, pues es un coche de fiabilidad más que probada.