Peugeot iON

El eléctrico de Peugeot

26.450,00€
Precio medio

5.290,00€
Ahorro ValueCar

  • Comodidad de conducción
  • Fiabilidad
  • Agilidad
  • Precio demasiado alto
  • Interior espartano

Un diseño exterior sencillo

El iON cuenta con un diseño exterior característico que hemos podido ver ya en no pocos utilitarios y vehículos city-zar, donde la silueta con forma ovoide ha pasado de sorprender a ser familiar por nuestras calles.

El diseño deja claro el espíritu con el que cuenta, donde lo primordial es una gran sencillez de líneas, con perfil de aspecto plano y donde el frontal tiene un diseño ligeramente abombado. En imagen puede parecer más pequeño de lo que es, pues luego en su interior tiene una amplitud considerable.

A la hora de desarrollarlo el Grupo PSA y Mitsubishi unieron fuerzas y la producción de estos modelos se ha montado en Japón por razones logísticas. Además, también hay que recordar que en Kusatsu es donde se ensamblan las baterías de estos modelos.

  • 26.450,00€ - 0,00€ Rango de precios

  • 5.290,00€ - 0,00€Ahorro medio por oferta

Solicita tus presupuestos
Ahorra una media de 5.290,00€

Interior del Peugeot ION

Interior sencillo

Diseño interior

El interior no deja lugar a demasiados lujos, quizá hasta está desfasado ya para los cánones actuales y tiene capacidad para cuatro pasajeros. De todas maneras, para sus dimensiones de 3,47 metros y la condición de eléctrico que va a usarse en ciudad, no es necesario contar con demasiado equipamiento. Es un modelo que lo que busca es ser un medio de transporte para moverse por la ciudad y en trayectos cortos.

El habitáculo se ve limitado en cierta manera por las baterías, algo normal, pero es cumplidor. En cuanto a la calidad de realización, está claro que los plásticos son aceptables en un coche que es bastante espartano y donde solo hay concesiones en el volante y pomo acabados en piel o con una consola central acabada en negro brillante y donde sí hay algo más de cuidado por lo estético.

Lo simple de su interior hace que sea fácil limpiar el vehículo en su interior, algo que siempre se agradece en el fragor diario. Eso sí, hay que saber que el interior está lejos de los materiales que pueden encontrarse en muchos utilitarios o compactos básicos a un precio bastante menor.

No se ha buscado preparar el interior al detalle, más bien se han elegido los elementos básicos para crear un espacio cómodo

Trasera Peugeot iON

Coducción ágil

Motorización

El motor del Peugeot iON es de propulsión eléctrica, que es su principal atractivo, donde encontramos un motor de 67 CV y 180 Nm de par, que es capaz de mover las ruedas traseras. Las baterías son de iones de litio, que están debajo del habitáculo y cuentan con una capacidad de 16 kWh.

La autonomía máxima de este modelo de Peugeot según el ciclo de homologación NEDC es de 160 kilómetros, aunque es una cifra que es posible que se altere en función del estilo de conducción y de la velocidad.

En cuanto a la recarga, existen dos posibilidades, un sistema convencional que necesita 6 horas para recargar la batería al completo, o uno de recarga rápida mediante conector CHAdeMO, el cuál es capaz de restaurar hasta el 80 % de las baterías en 30 minutos.

Este sistema propulsivo se va gestionando gracias a una palanca convencional, que tiene como opción el utilizar dos modos de regeneración “D” y “B”. El primero nos da una retención mínima que recupera energía durante las frenadas, y con el segundo es posible conseguir una retención grande para recuperar una mayor energía aprovechando importantes frenadas o pendientes bastante acusadas.

Comportamiento

Estamos ante un vehículo eléctrico y así hay que analizarlo. Sus ventajas se aprecian rápidamente en el entorno urbano, pues en cada semáforo, stop o retención del tráfico, es un lugar donde podemos ver cómo se recargan las baterías y después al iniciar la marcha observamos cómo aumenta algo nuestra autonomía gracias a esta recarga.

Algo que merece la pena reseñar es que cuando se conecta el aire acondicionado la autonomía se resiente de manera considerable.

En términos generales la conducción es francamente buena y muy ágil, pero hay que ser consciente de las limitaciones en cuanto a autonomía que hay, y a todo esto hay que acostumbrarse.

Este Peugeot es una opción válida, aunque por su precio elevado solo se recomienda para todos los que estén acostumbrados a circular por vías urbanas la mayor parte de los kilómetros al año y tengan otro coche para viajes de más largas distancias.

El iOn es un vehículo perfecto para moverse en el día a día, aunque en las jornadas calurosas hay que tener cuidado con usar el aire acondicionado.

En cuanto lo utilicemos un poco por ciudad nos daremos cuenta de lo cómodo y útil que puede llegar a ser

Carga Peugeot iON

Te acotumbrarás al silencio

Las diferencias de ser eléctrico

Cuando giramos la llave y se pone en marcha, comienzan las novedades, donde un pitido es el que nos avisa de que el coche acaba de arrancar y la palabra “READY” se enciende en su cuadro de mandos. Al principio, especialmente las primeras veces que se arranca, es una sensación bastante extraña, ya que no estamos acostumbrados a motores silenciosos o habitáculos en los que no se filtre vibración alguna.

En este Peugeot no se oye nada, e incluso parece que no hubiésemos arrancado, pero realmente lo está. Es cuestión de acostumbrarse, pero ciertamente sorprende.

Al quitar el freno de mano, solo debemos engranar la D en el cambio automático con el que cuenta, lo que hace que podamos ver finalmente cuál es su comportamiento dinámico. Las sensaciones al principio son que nos sentiremos como si fuésemos flotando.

La conducción es realmente confortable y el no tener ruidos, vibraciones o el sonido de la rodadura sigue siendo una novedad. La suavidad a la hora de responder del motor acompañada de una dirección agradable se une a la ligereza que tiene este vehículo, que a pesar de esas sensaciones ronda 1200 kg.

La instrumentación se puede decir que nos induce a que conduzcamos en modo ECO para así aumentar la autonomía del vehículo. El cuadro lo preside un velocímetro digital, al que acompaña un indicador con el nivel de carga en el lado izquierdo y también encontramos otro indicador en el que es posible ver los kilómetros que nos restan de autonomía o el cuentakilómetros parcial y total, pero destaca sobre el resto de elementos en una barra que indica el tipo de conducción que realizamos entre ECO, POWER y CHARGE.

Algo también que debemos reseñar por la sorpresa que supone es el freno motor instantáneo con el que contamos cuando soltamos el acelerador. Si estás acostumbrado a conducir coches de combustión es un detalle de los que más vas a acusar, ya que incluso cuando se recorren unos cuantos kilómetros, algunas veces no pisaremos el freno utilizando la frenada regenerativa que existe al soltar el acelerador, además del hecho de que cuando reducimos la velocidad, se van recargando las baterías.

Si cambias de un vehículo de combustión a uno eléctrico comenzarás con la sensación de que el coche flota

Trasera Peugeot iON en una casa

Justo de equipamiento

Equipamiento

Este Peugeot, al ser un vehículo destinado esencialmente a transportarnos por la ciudad, no tiene demasiado equipamiento de confort, seguridad o una tecnología elevada. Sus únicas concesiones en el equipamiento interior son instalar aire acondicionado, elevalunas eléctricos, asientos calefactados o regulación eléctrica de los espejos retrovisores.

No es un coche orientado a contener muchos detalles, ya que su uso principal está pensado para trayectos cortos por ciudad

Opinión Peugeot iOn

Comentario ValueCar

Este modelo de la firma del león tiene una filosofía que se basa fundamentalmente en un coche eléctrico y en la sencillez. En el mercado no tiene demasiados rivales, ya que todavía los vehículos eléctricos no son demasiado habituales de ver.

A pesar de ello, este modelo es de las opciones más urbanas que existen, una forma de desplazarse por la ciudad de lo más limpia y cómoda. El reducido tamaño que tiene, su agilidad en la ciudad y un coste por kilómetro reducido están entre sus virtudes.

El elevado precio quizá es el único “pero” realmente grande que le ponemos. Hablamos de un coche que, a nivel de uso, es para utilizarlo por la ciudad, por lo que hay que tener otro vehículo para las largas distancias.

Un modelo práctico y que ha sido pionero en el segmento de los eléctricos que, aunque hoy tiene unas ventas reducidas, todo apunta a que en unos pocos años el incremento de unidades eléctricas será exponencial.

Nos hubiera gustado que la calidad en el interior fuera más elevada y hubiera puesto Peugeot un poco más de mimo al realizarlo, máxime considerando el precio, que no es barato.

Así que ya sabes, si necesitas un vehículo para moverte por la gran ciudad y aprovecharte de las grandes ventajas que supone tener un coche eléctrico, puede ser tu elección acertada. Ten claro, eso sí, que hay que cambiar el chip y olvidarse de la conducción de los vehículos convencionales.

Aunque parezca un cambio importante, luego en el uso cotidiano te acostumbrarás. Afortunadamente vivimos una época de tantos cambios en lo tecnológico, que no tardarás en apreciar las bondades de los vehículos eléctricos.