Seat Tarraco

SEAT Tarraco,el nuevo SUV grande de hasta 7 plazas

  • Potencia de los motores
  • Diseño exterior atractivo
  • Contará con gama híbrida
  • Su interior es tremendamente confortable y espacioso
  • Alto coste debido a que será un SUV premium
  • Primer coche 'grande' de Seat

Seat se encuentra en un momento especialmente bueno. Las cuentas salen ejercicio tras ejercicio, con unas ventas ‘viento en popa a toda vela’. Además, se ven tan fuertes que han separado su sello deportivo, Cupra, y lo han convertido en una marca por separado. Es cierto que esto se debe en parte a su actual CEO, Luca de Meo, quien separó Fiat y Abarth, para convertir a esta última en lo que siempre fue, una marca de modelos deportivos por base Fiat. Pero también es cierto que hace falta valentía para crear una submarca deportiva con ambiciosos objetivos cuando se está posicionado en un mercado generalista, y además, con una imagen como la de Seat, a la que no terminan de posicionar dentro del Grupo Volkswagen.

Pero esto toca a su fin. Seat da un golpe sobre la mesa y se lanza a por todas con un nuevo producto que buscar ofrecer un factor diferencial, una imagen completamente diferente a lo que Seat nos tenía acostumbrados o, al menos, demostrar que se trata de un fabricante capaz, con tecnología, con calidad y con mucha fuerza. Porque eso es, ni más ni menos, lo que se pretende con el nuevo Seat Tarraco. Se trata del primer SUV de siete plazas de la firma española y además, se posiciona como el buque insignia de Seat con una longitud de 4,73 metros. Es un coche grande, que por el momento no jubila al monovolumen Alhambra, aunque lo hará, y demuestra que Seat no ha tenido algo así porque o bien no han querido o les han dejado. Sin embargo las cosas cambian, el mercado evoluciona y sin no tienes al menos tres modelos SUV en el catálogo, estás totalmente perdido o casi.

Interior Seat Tarraco

Toda la tecnología necesaria

Espacio y tecnología

"Es nuestro nuevo emblema y el primer coche 'grande' que tenemos, cuando Seat siempre ha sido considerada una marca de automóviles pequeños" afirmó Luca de Meo, presidente del constructor español. Estas declaraciones dicen mucho de la importancia del Tarraco dentro de Seat.  La marca pretende abrir un nuevo frente de clientes con este modelo y ademá, son clientes que por lo general, deberían llegar desde otras marcas dado el tamaño y la categoría que le han impreso a este SUV de siete plazas. Un coche que, por cierto, se ha diseñado y desarrollado en España, aunque su fabricación se llevará a cabo en Wolfsburgo, en el cuartel general de Volkswagen en Alemania, la planta de ensamblaje más grande del grupo.

Todo en este modelo gira alrededor de la plataforma MQB A+ que da vida a otros modelos como el Volkswagen Tiguan Allspace y con el que comparte tecnología y motores. De hecho, el Tiguan Allspace se fabrica también en la misma planta de Wolfsburgo. Su diseño es primicia en la marca y será la fuente de inspiración para los próximos Seat que están por venir, como la cuarta generación del León. El frontal es una evolución de lo que se ha visto hasta el momento en Seat, pero la trasera es totalmente nueva y se une a la moda de unir los pilotos traseros mediante un fina tira que, sin embargo, en el Tarraco no contiene ningún tipo de iluminación. Es un simple adorno que bien podría haber albergado un conjunto de LED que se iluminara, otorgando más carácter a la zaga.

Como decíamos, es un coche grande. Mide 4.735 milímetros de longitud y 1.658 milímetros de alto. Esto permite un habitáculo amplio y unas plazas traseras más amplias todavía, pero también provoca que las versiones más equipadas puedan sobrepasar los 1.800 kilos de peso. Un mal menor si tenemos en cuenta la cantidad de tecnología que Seat han incorporado en este SUV. Por ejemplo, equipa el Digital Cockppit con una pantalla de 10,25 pulgadas. Es decir, la instrumentación es totalmente digital y configurable en infinidad de apartados que van desde el aspecto, hasta la información mostrada en la misma. La consola central está dominada por una pantalla de ocho pulgadas de tipo flotante, aunque su diseño está mucho más integrado que en otros rivales con una solución similar. Parece ser una moda actual en el diseño de los interiores que no todos consiguen ofrecer de forma, digamos, acertada. Dicha pantalla incorpora el primer sistema de control por gestos de Seat, una tecnología que ya emplean algunos modelos de Volkswagen. De serie, tanto faros como pilotos son LED, cuenta con asistente de cambio de carril, frenada automática con reconocimiento de peatones y ciclistas, reconocimiento de señales de tráfico, control de crucero adaptativo, sensores de lluvia y luces…

Y aquí no acaba todo. La conectividad es de primer nivel, con varios puertos USB, Android Auto y Apple CarPlay, la aplicación Shazam preinstalada a través de Seat DriveApp, es compatible con Alexa de Amazon (todavía no disponible en España, pero cuando esté en castellano, se podrá usar en el Tarraco) y hasta un cargador inalámbrico para el teléfono móvil bajo los mandos de la climatización.

La conectividad es de primer nivel, con varios puertos USB, Android Auto y Apple CarPlay, la aplicación Shazam preinstalada a través de Seat DriveApp, es compatible con Alexa de Amazon (todavía no disponible en España, pero cuando esté en castellano, se podrá usar en el Tarraco) y hasta un cargador inalámbrico para el teléfono móvil bajo los mandos de la climatización

Parte trasera Seat Tarraco

La potencia necesaria

Conducción suave

No es, como se puede apreciar, un Seat Ateca grande. Es un coche totalmente nuevo que puede equipar el sistema de control dinámico de chasis (DCC) con una configuración específica, creada por los ingenieros de Seat. Y si por una cosa son famosos estos ingenieros, es por su capacidad para lograr un comportamiento entre los mejores de su clase sin importar el tipo de automóvil en el que se trabaje. Es algo en lo que Seat siempre ha destacado frente a los rivales y en el Tarraco no iba a ser menos. Dicen haber buscado un equilibrio entre comodidad y sensación de aceleración, con un sistema que es capaz de identificar el estilo de conducción que se realiza para adaptarse a las circunstancias. El conductor también puede adaptar el funcionamiento de este chasis con control dinámico mediante un selector giratorio en seis posiciones diferentes.

Por el momento, el Seat Tarraco, cuyas ventas comienzan en el mes de diciembre de 2018, sólo contará con un total de cuatro motores. Habrá dos propulsores de gasolina, ambos TSi, con el primer escalón ocupado por el 1.5 TSi de 150 CV y el segundo por el 2.0 TSi de 190 CV. El más pequeño se ofrece con cambio manual de seis relaciones y tracción delantera, pero el más potente sólo se puede configurar con cambio automático DSG de doble embrague y siete marchas, junto al sistema de tracción total 4Drive de Seat. Las opciones diésel ofrecen exactamente los mismos niveles de potencia, partiendo de la base del 2.0 TDi, y la misma configuración de transmisión, a excepción de poder equipar el cambio DSG en el motor de 150 CV. La tracción total, según afirman desde Seat, permite superar pendientes de hasta el 70% e inclinaciones laterales del 85%. No es un simple SUV de ciudad, fuera del asfalto también será capaz de ofrecer un buen comportamiento.

El Seat Tarraco es un modelo muy ambicioso. Es uno de los resultados de la inversión de 3.300 millones de euros que la marca realizará hasta 2019 (comenzaron con el proyecto en 2015) y se busca posicionarse en el segmento SUV premium. Esperan que sea uno de los coches más vendidos de Seat, cuyas ventas, entre enero y agosto de 2018, han crecido un 20% respecto a 2017. Además, para después del primer semestre de 2019, llegará una versión con motor híbrido enchufable y será la opción más potente de la gama con algo más de 200 CV.

El Seat Tarraco es un modelo muy ambicioso. Es uno de los resultados de la inversión de 3.300 millones de euros que la marca realizará hasta 2019 (comenzaron con el proyecto en 2015) y se busca posicionarse en el segmento SUV premium

Opinión Seat Tarraco

Seat necesitaba un coche así, que les alejara de la imagen de fabricante de coches pequeños y les acercara al resto de rivales como el Peugeot 5008 o al Nissan X-Trail. Aunque no se ha comunicado precios, no será precisamente un coche barato, pero el cliente objetivo no es de aquellos a los que un poco más de dinero les pueda asustar. Por eso, el motor menos potente tiene 150 CV y cuenta con un equipamiento tecnológico de primer nivel.

No habrá problemas en cuanto a acogida, pues a simple vista, es un coche de diseño atractivo y tiene una planta muy potente. Es elegante, pero también tiene ese rasgo deportivo de todos los Seat. Además, con las últimas cifras de venta de la marca en la mano y la enorme acogida que tuvo el Ateca, el Seat Tarraco podría ser un éxito notable y un nuevo empujón para la marca, que ganaría peso dentro de Volkswagen dando un poco más de libertad de actuación.