Toyota Prius+

El monovolumen híbrido con 7 plazas

30.800,00€
Precio medio

3.817,88€
Ahorro ValueCar

  • Amplio y generalmente confortable
  • Fácil de conducir
  • Al utilizar los asientos adicionales de atrás se reduce considerablemente el tamaño del maletero

Hoy día, los coches híbridos son algo de lo más normal. Una opción más en el mercado que cubre las necesidades de muchísimos usuarios y además, ha demostrado ser una alternativa real a otros tipos de oferta. Pero cuando se presentó el primer automóvil con tecnología híbrida, allá por 1997, el revuelo fue mayúsculo. Se trataba de un coche que combinaba un motor de gasolina con un motor eléctrico, ofreciendo la posibilidad de circular únicamente con este último sin emitir ni una sola partícula contaminante. Era todo un hito en la historia que no llegó a Europa hasta el año 2000. Parece que fue ayer mismo cuando el Toyota Prius, el primer automóvil con grupo propulsor híbrido, se ponía a la venta en Europa, pero han pasado más de 15 años.

  • 29.300,00€ - 32.800,00€ Rango de precios

  • 5.860,00€ - 6.560,00€Ahorro medio por oferta

  • 4.9 l/100Km. Consumo medio

Solicita tus presupuestos
Ahorra una media de 3.817,88€

Interior del Toyota Prius+

Tecnología y seguridad

Obviamente, en todo este tiempo las cosas han cambiado mucho e incluso cuesta ver por la calle alguna de las primeras unidades del Prius. También es cierto que no se vendieron muchas pues su tecnología, por aquel entonces, resultaba muy cara. Cualquier avance, en cualquier ámbito de la industria, tiene unos inicios alejados de las masas. Ahí tenemos el DVD, el MP3 o incluso, ya de regreso en el mundo del automóvil, los airbags. Pero con el paso del tiempo, todo acaba por popularizarse y en volverse ‘un estándar’, algo que podemos adquirir con facilidad y disfrutar sin mayores preocupaciones. Y eso es, precisamente, lo que ha ocurrido con los automóviles de propulsión híbrida. Se ha popularizado y Toyota ha tenido mucho que ver en ello. Es actualmente el fabricante que más apuesta por esta tecnología y es, con diferencia, el mayor fabricante de automóviles híbrido. Sirva de ejemplo que más del 70% de sus ventas son de este tipo de coches.

En cuanto al Toyota Prius, como cabe esperar, ha ido evolucionando, mejorando sus cualidades, ofreciendo mejores consumos, mayores prestaciones e incluso ha diversificado su gama con varias opciones aunque, por ahora, a Europa sólo llegan dos: el Toyota Prius y el Toyota Prius+. En Estados Unidos se vende una versión adicional del Prius con tecnología ‘plug-ing’ que no llega al viejo continente. Sin embargo, el mercado americano influye tanto en el Prius como en el Prius+, sobre todo en este último. Se trata del único monovolumen con siete plazas que equipa un motor híbrido de todo el mercado. De hecho, ese motor híbrido es el único disponible en toda la gama y ciertamente, no necesita más pues los resultado son bastante satisfactorios.

Se trata del único monovolumen con siete plazas que equipa un motor híbrido de todo el mercado

Lateral toyota Prius+

Conducción muy cómoda

Facilidad de conducción máxima

Como cabe esperar por su denominación, el Toyota Prius+ comparte muchas cosas con su hermano sedán, principalmente todo lo relacionado con su tecnología y motorización. Esto hace que sea un coche sumamente fácil de conducir por la suavidad de funcionamiento de su sistema de propulsión. No vibra, responde desde el primer tiento al acelerador y a bajas revoluciones apenas suena. Sin embargo, esto cambia cuando le pedimos potencia, cuando pretendemos ganar velocidad o queremos adelantar. En estas situaciones el motor se deja notar mucho en el habitáculo con un sonido monótono e incluso un poco feo. No enturbia el buen resultado general, pero requiere de tiempo para acostumbrarse porque el sonido del motor no se corresponde con la forma de moverse y ganar velocidad, resultando en una sensación un poco extraña. Pero, es sólo eso, una sensación porque si miras el velocímetro podrás ver cómo la aguja sube rápido en la escala. No es un deportivo, pero tampoco vas parado.

Esa sensación se debe a la configuración de la transmisión. Equipa el mismo motor del Prius ‘normal’, un motor de gasolina de 1.8 litros gasolina asistido por un motor eléctrico que juntos rinde 136 CV, unido a una caja de cambios de tipo CVT (variador continuo) que provoca esa forma de comportarse del motor. Al ser una transmisión sin relaciones fijas, mantiene al motor en la zona de mejor rendimiento lo que conlleva girar siempre en el mismo régimen, acompañado de ese sonido monótono y continuo del que hablábamos. La insonorización es muy buena, el equipo de sonido también, así que es simple adaptación lo que necesitamos para disfrutar al máximo de funcionamiento de un motor que no tiene misterios. Responde siempre que lo pidas, acelera lo suficiente para realizar adelantamientos con seguridad y es capaz de rodar a velocidades muy altas con consumos muy contenidos. Su velocidad máxima según ficha técnica es de 165 km/h y debemos de estar atentos porque su conducción es tan cómoda y sencilla, que combinado con su estabilidad y su aplomo en carretera, pueden  provocar que circulemos a velocidades cercanas a su máxima sin darnos cuenta.

Además, su comportamiento invita a completar distancias muy largas, no importa si nuestro destino está a cientos de kilómetros, cuando queramos darnos cuenta habremos llegado sin que sintamos ni un poco de cansancio. Y por si  fuera poco, los consumos rara vez superan los siete litros cada 100 kilómetros por mucho que nos empeñemos. Unos consumos que, si queremos y nos adaptamos a su conducción, podemos lograr que sean realmente bajos, tan bajos que el ordenador de a bordo podrá marcar cifras entre los 4,7 y los 5,5 litros. Obviamente, lo mejor del Toyota Prius+ se nota en ciudad, donde la gestión electrónica explota todas las posibilidades del motor híbrido dando siempre prioridad al apartado eléctrico y circulando completamente en silencio y sin consumir una gota de combustible. Un hecho que se potencia todavía más con el control de crucero adaptativo de funcionamiento más que correcto.

No vibra, responde desde el primer tiento al acelerador y a bajas revoluciones apenas suena

Perfil Toyota Prius+

Diseño flexible y moderno

Un habitáculo de reminiscencias americanas

Uno de los apartados que más destacan en el Toyota Prius+ es su habitáculo. Cuenta con un diseño que busca una imagen tecnológica, diferente a lo visto en otros monovolúmenes o cualquier otro automóvil. Su diseño es claro y hasta cierto punto atractivo, pero cuenta con una influencia del mercado americano que condiciona ciertos aspectos. Las versiones más equipadas, con tapicería de cuero, están más cerca de los gustos del Nuevo Mundo que de los Europeos. La piel de los asientos es muy suave, pero también resbala un poco. Los colores empleados, en algunos casos, son muy claros, más enfocados a otros mercados ya que en Europa lo más predominante es un interior con tonos oscuros. Los ajustes son de buena factura, no hay reproche en este punto y el tacto general de todos los materiales es muy agradable pero hay cosas como el manejo de la calefacción que podría estar mejor resuelto.

A través de un mando circular, se maneja todas las funciones, o casi todas, relacionadas con la climatización. Es un sistema dual, que permite elegir la temperatura tanto para el conductor como para su acompañante delantero, pero para ello hay que mover sobre su soporte el mando circular bien sea hacia la derecha o hacia la izquierda. No es la forma más intuitiva de manejo aunque con algo de tiempo acaba por ser un hecho que pasa desapercibido. Para regular la temperatura sólo hay que girar el mando como en cualquier otro sistema. Ciertos aspectos del habitáculo también podrían estar mejor resueltos como el túnel central. Este es muy elevado, da una sensación especial porque pareces ‘metido’ en el coche y no sentado en el asiento, pero el hueco que tiene para dejar objetos es, comparado con el tamaño de toda la consola central, demasiado pequeño. No tiene profundidad y apenas existen unos centímetros entre la tapa y el fondo. Está muy bien terminado, con un tapizado antideslizante y una tapa de apertura sencilla, pero se podría haber aprovechado mucho más para ofrecer un hueco mayor. Quizá sea porque hay algo ahí debajo que no permite otra cosa, pero el espacio está mal aprovechado.

Equipa mandos en el volante, sensor de lluvia y luces (que funciona francamente bien), y según el equipamiento, puede llevar acceso y arranque sin llave, navegador, asientos calefactados y ventilados y una lista enorme de sistemas electrónicos. Pero lo que seguro ofrece una ventaja son las dos plazas traseras adicionales. Son del tipo plegables, escondidas en el piso del maletero que, mientras no se emplean estos asientos, es muy grande y de formas regulares. Cuando se sacan los asientos su capacidad merma de forma considerable, aunque es algo que ocurre en todos los modelos que ofrecen esta característica. Son plazas pequeñas, adecuadas para pequeños desplazamientos o para niños, pero siempre podrán sacar de un apuro en alguna ocasión. En cuanto a las plazas traseras normales, cuentan con mucho sitio para las piernas, que no llegan a rozar nunca con los respaldos delanteros y se puede viajar realmente cómodo.

Cuenta con un diseño que buscan una imagen tecnológica, diferente a lo visto en otros monovolúmenes o cualquier otro automóvil

Opinión Toyota Prius+

Comentarios ValueCar

Se trata de un coche familiar diferente, que ofrece una economía de uso a tener en cuenta sobre todo si hacemos muchos kilómetros por ciudad y permite viajes de largas distancias sin que nadie se queje por falta de sitio o comodidad. Hay que acostumbrarse a ciertas cosas, como una pequeña falta de respuesta si circulamos con el modo ECO activado o el monótono sonido del motor cuando pedimos potencia. Pero exceptuando estos pequeños detalles, es un automóvil muy satisfactorio en su conducción, con mucha visibilidad en todos los ángulos, unos espejos laterales de gran tamaño (y con aviso de objeto en ángulo muerto) y una suspensiones que se lo tragan casi todo.

Los consumos son muy bajos para lo grande que es el coche y el peso que debe mover el motor (más de 1.400 kg), con un margen que ronda siempre entre los cinco y los siete litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto. Además, no se ve afectado por los cortes de circulación en las grandes ciudades en episodios de alta contaminación al tener etiqueta ECO, algo muy a tener en cuenta.