08 Mayo, 2018

¿Es más barato un coche por renting?

Una de las preguntas más habituales entre los que planean comprarse un coche, es si les saldrá más barato el coche por renting. Las operaciones de renting se han puesto de moda, cada vez más en nuestro país. Y aunque en otras partes, como por ejemplo los países anglosajones y del norte de Europa tienen mucho más extendida esta costumbre, en España, cada vez más se están aprovechando de las ventajas que se disfrutan al obtener un coche por renting.

Para empezar, debemos explicar bien de qué se trata la operación de renting. El renting es como un alquiler a largo plazo. Técnicamente es un contrato mediante el cual, el arrendador traspasa el derecho a usar un bien a un arrendatario, a cambio del pago de rentas de arrendamiento durante un plazo determinado.

En el caso de un coche, se trata de adquirir un vehículo solo que en lugar de comprarlo, por renting pagas una cuota mensual. Y entonces, ¿por qué es más barato un coche por renting?

Porque en estas operaciones, suelen estar incluidos aspectos tan esenciales como el mantenimiento del vehículo, el cambio de ruedas, o la sustitución en caso de tener que pasar un tiempo en el taller; incluso el seguro del mismo.

La compra de un vehículo por el método tradicional va acompañada de una serie de gastos extras ineludibles que acaban encareciendo el precio del vehículo. A esto hay que añadir la depreciación de algunos modelos, que hace mucho más difícil su venta, una vez te decidas a cambiar de coche.

Por ejemplo, en el caso de que el vehículo que quieras comprar no se encuentre en el concesionario, tendrás que pagar unos costes de transporte que suelen estar en torno a los 300€.

Además, cuando compras un coche debes hacer frente al pago del impuesto de matriculación. La tarifa a pagar en estos casos se ajusta en función de las emisiones de CO2 del vehículo. Dependiendo de las emisiones, el impuesto de matriculación puede rondar entre el 5 y el 15%. No obstante, por debajo de  cierta cantidad de gramos por kilómetro no se requiere ningún pago.

Además del anterior impuesto, deberás costear la licencia del coche, las placas de la matrícula, etc. Este tipo de gastos de gestión se conocen como gastos de matriculación y rondan los 400 euros, si bien, en algunas circunstancias puede ascender a los 500 euros, dependiendo de la gestoría que lo tramite.

Por eso el renting es una operación con muchas ventajas para el comprador. Si estás pensando en comprar un coche, antes deberías de estudiar las ventajas que obtendrás con la operación de renting.

Lateral C4 Cactus

¿Eres autónomo? Más ventajas para el renting

Si además eres autónomo o incluso una empresa que está buscando coches para sus trabajadores, el renting es la mejor opción ya que ofrece ciertas ventajas de tipo financiero.

Para las empresas o autónomos, el renting es un gasto desgravable en su declaración de la renta.

El servicio de renting es ofrecido por empresas de renting, entindades financieras o fabricantes. Estos ponen en manos de sus clientes, condiciones y servicios muy diferentes a los que se obtendrían mediante una operación convencional.

De esta forma, distinguimos dos tipos diferentes de renting:

En el renting fijo estrenas el coche que quieras pudiendo elegir el modelo y los diferentes niveles de servicio. El compromiso de contratación habitual es de medio a largo plazo.

El renting flexible es tu mejor opción si necesitas un vehículo disponible rápidamente y no quieres comprometerte en el tiempo que vas a utilizarlo. Puedes elegir el tipo de vehículo que necesitas (turismo, industrial, pick up o todoterreno) y devolverlo cuando quieras sin penalización.

La duración mínima de un contrato puede variar en función del tipo de vehículo que se alquile y las características del cliente. Entre 1 y 48 meses.

Cuando se formaliza un contrato se pacta la cuota a pagar, dentro de cuyo importe están incluidos varios servicios. La cuota la forma lo correspondiente al seguro a todo riesgo pero también la de los servicios o paquetes de mantenimiento, reparación y reposición contratados. Una vez formalizado el contrato también se pactarán unas cuotas mensuales, trimestrales o anuales, fijas o variables, en función del grado de uso.

Como puedes, ver, el renting es una operación muy interesante si estás pensando en comprar un coche. Revisa las variables que te hemos comentado y, si es tu caso, no lo dudes, y lánzate a por el coche de tus sueños con el renting.