Berlina Citroën C4 Cactus

Un carácter único, un diseño audaz

19.666,67€
Precio medio

3.933,33€
Ahorro ValueCar

  • Diseño moderno
  • Profuso equipamiento
  • Gama de motorización adaptada al modelo
  • Falta de ventanillas traseras
  • Suspensión algo blanda

Citroën ha sorprendido por el nuevo giro que ha dado a su modelo Cactus, que había obtenido unas buenas ventas. El modelo C4 ha dejado de fabricarse, así que, por el momento, la marca de los chevrones tomó la decisión de dar un giro de tuerca y mezclar las bondades del Cactus con un poco más de empaque para ser una opción para todos los que antes se decantaban por el C4. Vamos a ver si la marca lo ha conseguido, si te parece.

  • 17.200,00€ - 21.400,00€ Rango de precios

  • 3.440,00€ - 4.280,00€Ahorro medio por oferta

  • 5.3 l/100Km. Consumo medio

Solicita tus presupuestos
Ahorra una media de 3.933,33€

Frontal C4 Cactus al aldo de un lago

Diseño atractivo

Diseño exterior moderno

El nuevo Citroën C4 Cactus es sin duda un coche fuera de lo común y que es complicado de fijar en una categoría determinada. Su aspecto de SUV, con pasos de rueda amplios y esos detalles en sus defensas de carácter campero, así como los revestimientos de plástico negro en la carrocería le dan estilo, aunque no llega a ser tan alto como algunos de sus rivales.

A nivel de longitud podemos decir es que es similar a la de competidores como el Peugeot 2008 o Nissan Juke. Hablamos de un modelo que es más corto que el antiguo Citroën C4, pero que es más largo que un C3.

Este modelo es un coche que por su estética es posible que entre en la decisión de compra de personas que quieran un crossover de reducidas dimensiones y en lo práctico también por personas que deseen un utilitario o compacto económico.

Su diseño es de lo más original, aunque el nuevo modelo 2018 ha reducido el tamaño de los Airbump, y que le daban personalidad, a pesar de que fueron criticados por muchos y alabados por otros tantos.  Ahora se han reducido y eliminado los más grandes que había en las puertas, pensando en una mayor sofisticación y seriedad para llegar a un rango más amplio de clientes. Desde luego que el aspecto de seriedad del vehículo ha aumentado. Eso sí, esta vez sus paneles exteriores de las puertas estarán más expuestos.

La marca francesa ha modificado los protectores laterales que tanta fama generaron intentando contentar a más gente

Interior C4 Cactus

Interior espacioso

Diseño interior

En el interior sigue llamando la atención su diseño, donde en el salpicadero podemos ver que no existen casi botones y donde todos los sistemas están controlados desde su pantalla táctil que es similar al de una Tablet, con un cuadro de mandos totalmente digital.

El C4 Cactus opta por una serie de soluciones que realmente tienen sentido a la hora de economizar costes y peso, así que, en este nuevo modelo, además, le dan una apariencia ciertamente de coche moderno y tecnológico. El cuadro digital es bastante práctico y visual, por ejemplo.

Para haber conseguido unas plazas traseras amplias y cómodas en un coche que no tiene unas dimensiones especialmente grandes, la marca francesa recurrió a ideas no muy vistas en los coches de cinco puertas. Destacan en este sentido sus puertas posteriores que no tienen ventanillas convencionales y practicables. Solo es posible abrirlas levemente para que pase el aire mediante una rendija que se abre con un sistema de pestañas.

Todo ello hace que las puertas traseras sean más finas de lo acostumbrado, lo que termina redundando en ocupar menos espacio en el habitáculo y así contar con más espacio y anchura en las plazas traseras.

Equipamiento

A nivel de equipamiento la berlina francesa tiene cuatro acabados diferentes: Live, Feel, Shine y Business, éste último dedicado a flotas. La pantalla táctil de 7 pulgadas es de serie ya desde el acabado Live, contando con un sistema de audio MP3 Arkamys que tiene toma USB y de 12V, a lo que se suma aire acondicionado, volante regulable en altura y profundidad, retrovisores plegables y eléctricos, regulador y limitación de velocidad, así como la suspensión de amortiguadores progresivos de la que hemos hablado anteriormente.

En el acabado Feel además se añade la ayuda al estacionamiento trasero, climatizador, volante de cuero, reglaje lumbar en el asiento del conductor, llantas de 16 pulgadas de aleación o faros antiniebla con la útil función cornering light.

En el acabado más alto, el Shine, además equipa el Citroën Nav, con Mirror Screen e incluso con sistema de reconocimiento de voz, retrovisores calefactables y abatibles eléctricamente, ayuda al estacionamiento delantero, reglaje de altura del asiento del pasajero o unas bonitas llantas de aleación de 17 pulgadas

Gracias a las posibilidades que nos ofrece este modelo lo podremos personalizar a nuestro gusto

Lateral C4 Cactus

Suavidad en la conducción

Motorizaciones

En este sentido, no tiene tanta agilidad como la de un compacto al uso, quizás se asemeje algo más a las de un SUV. Los motores son todos buenos y cuentan con la experiencia de una marca que destaca por la fiabilidad de los mismos. Podemos recomendar quizá el BlueHDi 100, que es un diésel confortable y muy ahorrador. Como es un coche ligero, además es posible lograr unos consumos bastante reducidos, tanto en carretera como en ciudad.  

Si vamos a las opciones de gasolina, entramos en motores como el 1.2 PureTech, que lo encontramos disponible en las versiones de 82, 110 y 130 CV. Únicamente el motor de 110 CV lo encontramos disponible junto al cambio automático de 6 relaciones EAT6.

Comportamiento

En cuanto al comportamiento, Citroën es una marca que siempre ha tenido fama de cuidar mucho el confort. Este modelo ha querido potenciarlo, y no solo al equipar unos asientos nuevos o mejorar los acabados. Uno de los puntos fundamentales es la introducción de una suspensión nueva que partiendo de unos amortiguadores progresivos hidráulicos hace gala de una mayor progresividad a la hora de responder a la amortiguación, tanto en la compresión como en la extensión de la misma.

Todo ello completado con un tarado de gran suavidad, lo que hace que el filtrado de los baches, especialmente en los más pequeños, sea sencillamente espectacular.

Esta apuesta para la marca del grupo PSA es la de recuperar esa sensación que ellos mismos definen como de “alfombra voladora”, que se hizo tan famosa por algunos de sus modelos como aquellos GS y CX de hace unas décadas.

La verdad es que el confort que se logra con este tipo de suspensión es muy alto. El punto negativo quizá es que, al ser una suspensión tan suave, los balanceos de la carrocería en las curvas suelen ser más notorios si vamos a un ritmo rápido.

Estamos pues ante un vehículo que tiene un comportamiento de lo más especial. Seguro que gustará a quienes busquen un coche cómodo, ante todo, de los que disfrutan de hacer rutas por carretera, así que, si buscas algo más rápido o ir constantemente por carreteras de montaña, no es el compacto con mayor eficacia.

Eso sí, debemos decir que el guiado del vehículo es bastante bueno y transmite confianza. Los cambios en la suspensión que se han realizado sobre el chasis del modelo anterior han hecho efecto, pues es idéntica plataforma a la montada en el Citroën Aircross.

En recorridos por autopista o vías rápidas ahora tiene una mejor insonorización, algo en lo que la marca francesa ha invertido mayor esfuerzo y que mejora en buena medida a lo ofrecido por el anterior Cactus. A esto han ayudado unas lunas de mayor grosor, alfombras y tapizados nuevos, junto con unas juntas de estanqueidad mejores.

En el caso de las versiones más altas, es posible que lleguen a equipar hasta 12 sistemas que dan la asistencia al conductor, entre las que destacan su frenado automático de emergencia, alerta de cambio involuntario de carril, vigilancia de ángulo muerto, cámara de visión trasera o reconocimiento de señales de tráfico.

Es un vehículo perfecto para viajes medios y largos, incluso para uso por ciudad

Opinión Berlina Citroën C4 Cactus

Comentario ValueCar

Como hemos podido ver, Citroën tomó la decisión de renovar el C4 Cactus, un modelo que era ya especial. La marca francesa ha aprovechado el fin de la vida comercial del C4, que era la referencia de la marca en el segmento de las berlinas estéticas. El resultado de esta renovación hace que se produzca una mezcla entre los dos vehículos, algo que tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Podría decirse que está a medio camino de los dos. Por el lado positivo, aumenta en el refinamiento exterior e interior, donde se eleva el nivel de equipamiento, lo que hará que encaje con un público más amplio. Algo que ha hecho es perder esa personalidad, que está muy marcada por esa estética conceptual y de crossover. Ahora se podría decir que es menos atrevido y más convencional, quizá porque han pasado ya 4 años de su lanzamiento y también por esas modificaciones, modernas, pero también menos arriesgadas.

Eso sí, si te gustaba el anterior Citroën C4 Cactus, este nuevo modelo, al margen de algún cambio estético, creemos que te gustará incluso más. Nuevo equipamiento tecnológico y una mayor versatilidad son sus mayores fortalezas, lo que puede hacer que guste mucho a los enamorados de los antiguos Cactus o C4.

El tiempo y la vida comercial del nuevo Cactus dará o quitará razones, pero en general, pensamos que, en un paso hacia delante de Citroën, aceptando eso sí, que su estética es muy personal. En resumen, un coche a buen precio con mucha tecnología que merece ser tenido en cuenta ¿no?