KIA Niro

La marca coreana continúa por el buen camino

29.210,00€
Precio medio

5.842,00€
Ahorro ValueCar

  • Diseño atractivo
  • Buen comportamiento y motor
  • Cambio sin levas
  • Pedal freno de estacionamiento desfasado

Kia es de las marcas que más ha mejorado en los últimos años. De hecho, el Kia Niro es vivo ejemplo de su evolución. El modelo es fruto del deseo por parte de la marca de contar con un híbrido, al que se le sumará una versión que además es enchufable.

En este sentido, la firma coreana tenía que decidir si elegir una carrocería compacta de dos o tres cuerpos como ha hecho Hyundai con su Ioniq, o crear un crossover híbrido. Estamos ante un modelo de calidad y en el que el diseño está a la altura.

Más turismo que SUV

El Kia Niro tiene un tamaño que corresponde a un SUV, pero deja patente su carácter de crossover en detalles estéticos, caso del diseño de los paragolpes, barras de techo cromadas o unas protecciones en plástico negro en las defensas y los pasos de rueda.

No estamos ante un coche demasiado elevado, lo que hace que sentados en él, la sensación que tengamos sea más próxima a conducir un compacto, como su hermano el Cee’d, que es un SUV, y donde además disfrutaremos de un chasis capaz de manejar muy bien las inercias.

En resumidas cuentas, tenemos un modelo a considerar por su buena calidad y que, desde el punto de vista estético, sigue con la moda actual al contar con un aspecto de SUV.

  • 25.600,00€ - 34.060,00€ Rango de precios

  • 5.120,00€ - 6.812,00€Ahorro medio por oferta

  • 4.4 l/100Km. Consumo medio

Solicita tus presupuestos
Ahorra una media de 5.842,00€

Comodidad y espacio interior

Interior y habitabilidad

En cuanto al interior, estamos de nuevo ante un vehículo que pese a tener unas dimensiones exteriores de un compacto, disfruta de la habitabilidad propia de un SUV. Las buenas medidas de altura, unidas a una distancia entre ejes importante, hacen de ello algo ventajoso para el habitáculo.

El Niro tiene mayor amplitud que por ejemplo su hermano el compacto Cee`d, especialmente en cuanto al espacio libre al techo, y con mayor amplitud para las piernas. Su ángulo de apertura en las puertas de prácticamente 90 grados ayuda a acceder al vehículo.

Estas plazas traseras además dan un acceso más sencillo para las personas mayores o para instalar a los niños pequeños en las sillas. Las plazas delanteras cumplen con lo esperado, buena habitabilidad y ergonomía. No es complicado encontrar la postura de conducción ideal, con una buena visibilidad.

Si vamos al maletero, la capacidad es de 401 litros, una cifra que no es destacable, pero en línea con la competencia. Podría tener más, pero también es cierto que bajo la banqueta trasera se encuentra el depósito de combustible y el paquete de baterías de iones de litio que es el encargado de alimentar a su motor eléctrico.

El maletero, en cuanto a sus formas, es bastante regular y aprovechable, pese a que la zona de carga es algo elevada.

Pese a que lo que puede aparentar no tener mucho espacio el KIA Niro es amplio y muy cómodo.

Toda la tecnología necesaria

Cuadro de mandos sencillo, pero al mismo tiempo elegante

El Niro ha sido diseñado de forma inteligente. En el caso del salpicadero, el resultado ha sido bastante bueno, abundando las líneas longitudinales. Cuenta con la pantalla centrada y a una altura correcta para una buena visualización de la información.

Si atendemos a la instrumentación, nos daremos cuenta de que es la que corresponde a un híbrido, contando con un indicador de utilización de energía en vez del clásico cuentarrevoluciones.

A la derecha se sitúa el velocímetro, y a la izquierda tenemos un indicador de uso y testigo que es el responsable de decirnos cuándo circulamos en modo totalmente eléctrico.

Algo que diferencia al Niro de otras opciones híbridas del mercado como los de la firma Toyota, es que no posee un botón que haga posible la utilización del motor eléctrico cuando lo desee el conductor.

Añadir que el ordenador de abordo que nos informa sobre los datos de nuestro viaje se encuentra en la parte del centro de la instrumentación.

El equipo de infoentretenimiento en la media, pero abundante

Decíamos antes que la pantalla central está muy bien situada para la visibilidad, y a esto se le suma que la navegación por los menús es bastante intuitiva. A todo ello se añade Android Auto y Apple Car para la conexión de los móviles con cualquier sistema operativo, así como cargador inalámbrico y Bluetooth.

Nos ha gustado especialmente que el manejo de la climatización no se realice mediante pantalla. Por último, cuenta con acceso a redes WIFI para la conexión de diferentes dispositivos.

La palanca de cambio automática de doble embrague la tenemos en la consola central, donde tiene un carril situado a la izquierda para usarlo de forma secuencial, que peca de no contar con levas en el volante, algo que sería bastante útil. El freno de estacionamiento tiene un cuarto pedal que se sitúa a la izquierda del conductor, algo desfasado en la época de los frenos electrónicos, o así nos parece a nosotros.

La zona del salpicadero está perfectamente diseñada, puedes acceder a toda la tecnología que ofrece este coche de forma sencilla.

Eficiencia por bandera

La mecánica híbrida del Niro convence

La firma coreana ha optado por la mecánica híbrida, pero no sigue las premisas de Toyota. Kia apuesta por un motor de gasolina 1.6 GDI de 105 CV y un motor eléctrico de 32 KW que hacen que combinados ambos desarrollen 141 CV.

Hablamos de una potencia más que suficiente para el Niro, lo que da lugar a unas prestaciones bastante sobradas para su utilización. Como dato, este modelo acelera de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos.

A la hora de funcionar, no hay complicaciones, por lo que no existen tipos de conducción, aunque se pueden cambiar algunos parámetros, caso de la dirección al pasar del modo automático al secuencial. Cuando vamos a baja velocidad, arrancamos o se llega a una parada, se mueve solo con el motor eléctrico.

Las baterías, como mencionábamos antes, están debajo de los asientos traseros, con el depósito de combustible de 45 litros con el maletero sobre el mismo. Esto hace que se cuente con un bajo centro de gravedad.

Un doble embrague de buen funcionamiento

En el Kia Niro tenemos a un coche que está enfocado a darnos mayores placeres a la hora de conducir que otros modelos. No se ha querido optar por transmisiones variables y optaron por un cambio de doble embrague, pese a que no ahorre tanto como el CVT, algo que sí se agradece más en cuanto a agrado de conducción.

Este modelo tiene seis marchas de verdad, unidas a un cambio bastante eficiente y rápido en su actuación. Quizá a la hora de circular a ritmos más elevados su insistencia en buscar las marchas más largas pueda ser incómoda, pero nada más.

Si optamos por el modo secuencial, las cosas cambian. El conductor es el que lleva el mando de la caja de cambios que mejoraría con unas levas. A pesar de esto, todo se olvida con la inmediata respuesta del motor.

Aunque no tenga aspiraciones deportivas, si que es cierto que cumple más que de sobra en terrenos de curvas, lo que es digno de alabar.

El triunfo del ahorro y la eficiencia

Estamos ante un vehículo que es bastante ahorrador, aunque no llega a los espectaculares resultados de la japonesa Toyota, que enfoca a ello su gama de híbridos. En zona urbana y con atascos en carretera la cifra de consumo está sobre los 4 litros a los cien kilómetros, contando además con una autonomía que puede ser superior a los 800 kilómetros con el depósito lleno. Datos que son muy destacables teniendo en mente sus 45 litros de capacidad.

El secreto para conseguirlo es un gran trabajo en cuanto al peso y la aerodinámica. Si a esto le sumamos que utiliza aceros de elevada resistencia y el uso del aluminio en varias zonas del coche, han sido de ayuda y los resultados se notan.

La marca koreana se ha esforzado y mucho en conseguir un gran rendimiento y bajos consumos para este modelo, que dispone de una gran potencia.

Equipamiento al gusto

3 niveles en su equipamiento

La gama nos parece bastante bien escalonada. En primer lugar, tenemos la versión de acceso llamada Concept, que lleva llantas de aleación de 16 pulgadas, control de crucero, limitador, sensores de lluvia, sistema de mantenimiento de carril y por 800 euros más puede equipar sistema de frenada de emergencia, control de crucero adaptativo y pantalla TFT.

La versión media se llama Drive y añade al equipamiento del concept cámara de retrovisión, sensores de aparcamiento, retrovisores plegables, navegador y pantalla de 7 pulgadas en lugar de 5. Igualmente puede equipar el paquete de 800 euros que mencionábamos.

El nivel más alto es el Emotion, que suma al equipamiento de los anteriores el asistente de colisión frontal, control de crucero adaptativo, faros de xenón, acceso y arranque sin llave, pantalla de 8 pulgadas y equipo de sonido Premium.  Se puede optar en esta versión por el paquete Luxury, que por 2000 euros añade asientos eléctricos en piel, calefacción y ventilación, aviso de ángulo muerto y alerta de tráfico trasero.

El KIA Niro permite añadir lo que necesitemos, con sus diferentes gamas podemos llegar a tener un coche muy equipado.

Opinión Kia Niro

Comentarios ValueCar

Estamos ante un vehículo que tiene que luchar en un sector con una competencia despiadada, pero que posee sobradas razones para estar entre los más vendidos por una relación calidad precio bastante interesante, y es un producto muy bien realizado. En Kia han fabricado un producto realmente bueno y lo saben.